Secciones
Síguenos en:
PROCESO 8000, VERDAD INCONCLUSA

PROCESO 8000, VERDAD INCONCLUSA

Los invito a hacer un balance respecto de la intervención de los hasta ahora aspirantes al primer cargo de La Nación. Veamos: Para nadie resulta secreto la consabida situación crítica por la que atraviesa el doctor Ernesto Samper Pizano. Múltiples comentarios se ciernen respecto de su eventual responsabilidad a cerca del conocimiento de ingreso de dineros calientes en su campaña política, dineros que a la postre, ya calcinaron a uno de sus ministros y que hoy hacen temer a la sociedad colombiana respecto de consecuencias nefastas ante un desenlace investigativo que se irradie hasta comprometer de manera incuestionable su prestigio y renombre.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
21 de noviembre 1995 , 12:00 a. m.

Con asombro contemplamos como aves rapaces en la escena política, la intervención prematura de candidatos presidenciales, a quienes entre otras cosas para tan noble aspiración deben desde ya cumplir con algunos requisitos que constituidos en antecedentes los convierta en estadísticas, lo que quiere decir ni más ni menos Hombres versados en asuntos de estado , acompañada esta condición a un sinnúmero de cualidades propias de tal condición, cuáles serían: emisión de juicios prudentes, acompañados de cordura y templanza dada la complejidad de la situación política, económica y social de la nación.

Empero, muy a nuestro pesar uno de los expositores se fue lanza en ristre contra el primer mandatario, lanzando expresiones como: Si concluye este podría ser un cuatrienio perdido , midiendo a caso con semejante expresión ante tal situación, las consecuencias sociales internas y las repercusiones económicas a nivel internacional Caramba!, basta de seguir invitando al pueblo colombiano a sentarse en platea a presenciar tamaño espectáculo, pues de llegarse a suscitar la caída del Presidente, nosotros seriamos los directos e inmediatos perjudicados. Por ahora, lo que si está claro, es que ese apetito de poder, le aleja considerablemente de la simpatía del electorado al dejar entrever su desinterés por nuestra suerte; si realmente quieren hacer algo por Colombia, es el momento de presentar ideas que redunden en beneficio de la estabilidad nacional despejando ese horizonte sombrío que hoy se presenta ante nuestros ojos.

Obvio que estas líneas no pretender ser una muralla de contención a la verdad, pues la sociedad civil y la estabilidad de las instituciones la suplican, pero necesaria y especialmente dentro de un juicio carente de apetitos personales y retaliaciones colectivas. El resultado debe ser fruto del consenso transparente de que si es o no responsable, es ello verdad inconclusa y entonces así la zozobra no será perenne y el establecimiento no seguirá desmoronándose al paso de aquel murmullo individual egoísta y antipatriótico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.