De candidatos y 'candidotes'

De candidatos y 'candidotes'

A propósito del nombramiento del director gerente del Fondo Monetario Internacional, es conveniente recordar ciertos aspectos relativos a su realidad accionaria, para evitar caer en interpretaciones engañosas o en un 'chauvinismo latinoamericanista', no solamente desorientador, sino mentiroso.

16 de junio 2011 , 12:00 a.m.

La situación de la economía mundial muestra a un Estados Unidos que todavía no se recupera, con una moneda débil producto del exceso de emisión y la desconfianza de la comunidad internacional sobre su sustentabilidad. Sin embargo, continúa siendo el líder apoyándose en los hombros de los que tienen las mayores reservas de su moneda: China y Corea. Europa, por su parte, rechaza la posibilidad de convertir el euro en moneda de reserva fuera de la UE, y Alemania y Francia, como líderes de esa organización, se debaten en la disyuntiva sobre si deberían financiar la crisis de países como Grecia, Irlanda, Portugal y el mismo España, o permitir el deterioro de la zona Euro, poniendo en entredicho su misma subsistencia.

En el Fondo Monetario Internacional y en el Banco Mundial no existe una norma democrática que implique un voto por cada país. Son instituciones en las que los países miembros son accionistas. En ese contexto, un país, Estados Unidos, tiene el derecho al veto sobre las decisiones fundamentales que se toman con el 85 por ciento, pues es el propietario del 16,74 por ciento y, si se adicionan Japón, Alemania, Francia y Reino Unido, este grupo de países puede elegir por sí solos al director ejecutivo, en razón a que las decisiones restantes se toman con un 70 por ciento de mayoría calificada.

Recientemente se ha discutido una reforma importante en la que los Brics (China, la Federación Rusa, India y Brasil y Suráfrica), aumentarían su participación. Pero, en general, si Estados Unidos, los principales países europeos y Japón están de acuerdo, todo continuará igual.

Nombrar un director del FMI que proceda de un país emergente no sólo cambiaría la estructura de poder actualmente vigente para el Fondo, sino que se manifestaría en la dirección del Banco Mundial, que es similar. Es difícil pensar que en la actual coyuntura habrá un cambio en la dirección de las instituciones multilaterales y que los más poderosos renunciarán a su dirección. Aun si eso ocurriese, el director gerente sería simplemente una ficha de los más poderosos, mientras que no cambie la estructura accionaria o se implante un sistema más democrático.

Por ahora creo que eso no ocurrirá, el candidato de México tendrá que aplazar sus aspiraciones y será designada la candidata francesa, que continuaría la labor del anterior gerente, hoy cuestionado por razones ajenas a su papel en el Fondo. Vive la France, a pesar de todo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.