POR QUÉ NO EL DÓLAR BARATO

POR QUÉ NO EL DÓLAR BARATO

Después de mucha indecisión y apoyado por su esposa María que se enteró que en Proexport Colombia apoyan a los productores nacionales que quieren vender en el exterior, el cultivador de uchuvas Carlos Anzoátegui decidió acudir a su banco que le sirvió como intermediario para conseguir un crédito en el Banco Colombiano de Exportaciones (Bancoldex) y se lanzó a los mercados internacionales.

07 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Seguro de que sería un buen negocio, porque al hacer cálculos encontró que sus costos le permitían vender la caja de 12 uchuvas a 10,50 dólares, Carlos Anzoátegui comenzó a sacar el producto de su parcela en los altos de Yervabuena al norte de Bogotá.

Con ese precio, Carlos hizo su primer negocio con un almacén de cadena en Londres y el 30 de abril realizó el primer embarque de uchuvas por lo cual recibió una carta de crédito a 90 días. Es decir, que a partir del 30 de julio el banco le haría efectivo los dólares y a partir de ese día tendría otros 90 días (por disposición del Banco de la República) para cambiarlos por pesos.

Ese mismo día, el 30 de abril, tuvo que pagar su primer cuota del crédito que le dieron para exportar y pagó los dólares a 1.058,90 pesos, con la idea de que a partir del 30 de julio recibiría por cada uno de los dólares de su venta por lo menos cinco o 10 pesos más, según el comportamiento que había observado en la TRM y el convencimiento que tenía de que la actual administración realmente apoyaría a los exportadores.

Lo que nunca se imaginó, y además no le contaron ni en su banco, ni en Proexport ni mucho menos en el Bancoldex (porque no es la actividad propia de ellos) era que la cantidad de pesos que esperaba recibir por los dólares sería menor porque la tasa de cambio comenzó a caer.

Anzoátegui quiso reintegrar sus dólares ayer y no pudo ocultar su desengaño, cuando en el banco la mejor tasa a la que le ofrecieron comprar sus divisas fue a 1.049,35 pesos, esto es 9,55 pesos menos por cada dólar pagado en la cuota de su crédito.

Este exportador de uchuvas sólo reintegró 11.320 dólares (11.878.642 pesos), pero como Anzoátegui existen en el país cerca de 2.000 empresas exportadoras regulares (en el registro nacional de exportadores del Incomex figuran 2.500 pero no todas exportan regularmente) que en promedio reintegran por lo menos 12 millones de pesos diarios, entre todas.

En realidad, para Carlos Anzoátegui el problema es que sus costos (como el pago de la cuota del préstamo, la nómina y la materia prima) los debe calcular en pesos y esa unidad monetaria se enfrenta a la acción creciente de la inflación, mientras que sus ingresos (el pago que le hace su comprador en Londres) los percibe en dólares que cada vez valen menos al pasarlos a pesos. La inflación promedia hoy el 20,50 por ciento y la devaluación se acerca ya al 14 por ciento, para los últimos 12 meses.

Así las cosas, los Carlos Anzoátegui del país se enfrentan ante el dilema de subir el precio de sus productos o reducir los costos vía nómina para equilibrar los ingresos con los egresos. Si Carlos Anzoátegui cobra más por las uchuvas, se enfrentará a que en Londres prefieran comprarle el producto a los cultivadores zimbabuenses, sus principales competidores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.