Un nuevo desastre de Berlusconi en las urnas

Un nuevo desastre de Berlusconi en las urnas

Silvio Berlusconi se ha dado un nuevo batacazo en las urnas. Dos semanas después de que su partido resultó ampliamente derrotado en las elecciones municipales y provinciales, ayer 'il Cavaliere' volvió a cosechar otro resultado adverso.

14 de junio 2011 , 12:00 a.m.

El referendo en el que los ciudadanos debían decidir sobre tres decisiones importantes del Ejecutivo (la privatización de los servicios públicos de agua, la vuelta a la energía nuclear y el blindaje de los miembros del Gobierno frente a la Justicia) alcanzó el quórum suficiente para que resulte vinculante. Votó un 57 por ciento de los electores, siete puntos más del mínimo necesario.

El 95 por ciento de ellos rechazó las leyes presentadas por Berlusconi. Como todas las últimas citas con las urnas, el referendo también fue un plebiscito sobre 'il Cavaliere'. Éste sabía que se jugaba mucho, por lo que animó a la abstención, con la esperanza de que no se alcanzase el quórum necesario. Antes, había intentado desactivar la consulta dando marcha atrás en la vuelta a la energía nuclear. Pensaba que así la mayoría de los italianos se quedaría en casa y no saldría adelante la cuestión que más le preocupaba del referendo: la consulta para abrogar la norma del legítimo impedimento. Esta ley, pese a que fue tumbada en parte por el Tribunal Constitucional, permitía a Berlusconi y a los otros miembros del Gobierno evitar sus procesos judiciales mientras se mantuviesen en el poder. Pero en esta también perdió, y los italianos votaron para que tumbar esta ley.

Dario Antiseri, director deCiencia Política de la Universidad Luiss de Roma, explica que "una consecuencia natural del resultado es que el Ejecutivo no se atreverá a proponer una nueva ley para salvar al primer ministro".

La oposición italiana pide con insistencia la dimisión de Berlusconi y la convocatoria de elecciones anticipadas. Su líder, Pierluigi Bersani, dijo que el referendo muestra el "divorcio entre el país y el Gobierno". Es poco probable que el primer ministro le haga caso y dimita, aunque resulta, si cabe aún más difícil, que agote los dos años que le quedan de legislatura. No es descabellado que, para intentar sobrevivir, el primer ministro realice cambios en el Gobierno. Si se decide por esta opción deberá contentar a su principal aliada, la Liga Norte. "Si Bossi piensa que la alianza con el mandatario le está haciendo daño, lo abandonará y el Gobierno caerá", vaticina Antiseri.

Con la de ayer son dos las ocasiones en las que los italianos dicen 'no' al átomo. En un referendo celebrado en 1987, el 80 por ciento de los votantes mostró su inconformidad con la energía nuclear. En ese entonces pesó el desastre de Chernóbyl.

Ahora Berlusconi y Fukushima han tenido el mismo efecto.

Agua, 'don de Dios' EL CATOLICISMO CONTRA PRIVATIZACIÓN.

El mundo católico se pronunció decididamente contra la privatización del agua.

Monjas, curas, ancianos, además de cientos de jóvenes ecologistas participaron desde la primera jornada del voto, pese a la escasa atención dada por los canales de TV.

"El agua es un don de Dios: pertenece a todos", proclamaron los obispos italianos, retirando, de hecho, el apoyo que hasta ahora han dado a Berlusconi

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.