QUÉ HAGO SI MI HIJA ES UN PATITO FEO

QUÉ HAGO SI MI HIJA ES UN PATITO FEO

Tengo dos hijos, la de trece años es fea y tiene pocos amigos. Qué debo hacer?

05 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Su caso trae a mi memoria el hermoso cuento El patito feo, del escritor danés Christian Andersen, cuyo personaje experimenta los desaires y la burla de muchos por carecer, aparentemente, de atributos físicos y verse diferente. Solo al final del relato, cuando se convierte en un hermoso cisne logra sentirse amado y aceptado.

Como transcurre en la historia, los adultos pueden ser los responsables directos o indirectos de generar problemas tales como baja autoestima e inseguridad en los pequeños al rotularlos como feos, sin comprender que este es un concepto relativo. Y ese puede ser su caso.

Si bien es cierto que la belleza física causa impacto visual y facilita los caminos, no debe tomarse esta como el eje de atención hasta el extremo de pasar por alto otros valores fundamentales en la personalidad y más aún lo que se irradia desde el interior. Lo bello debe admirarse como un complemento más y no reducirlo solo a lo exterior.

La belleza es un valor y como tal está sometida a diversas influencias culturales como los medios masivos de comunicación, la publicidad, los reinados de belleza, la industria cosmética y el entorno familiar y social, donde giran los ideales de los individuos en torno a estos modelos.

Los conceptos de fealdad o belleza no existen en forma absoluta, son relativos y están determinados por la cultura de la época, al igual que las diferentes costumbres de los pueblos. Algunas culturas se rigen por los atuendos, adornos y en algunos casos las mutilaciones como criterios válidos, cuando de analizar la fealdad y la belleza se trata.

Desde la sicología, lo bello abarca diversas dimensiones, como mostrar una buena salud, una adecuada nutrición, la práctica frecuente de ejercicios, el desarrollo de una personalidad estructurada, la capacidad de estudio y la responsabilidad.

Hoy en día a la mujer se le exige representar el prototipo ideal de la belleza, medidas perfectas, elegancia, capacidad intelectual; y si es casada los requerimientos aumentan: hay que ser una excelente esposa y madre.

El concepto de belleza en la actualidad al igual que la moda está sujeto a estereotipos, es posible que en otra época sean otros los juicios sobre este valor.

Es necesario que usted como madre tenga en cuenta otros factores como los cambios fisiológicos por los que su hija de trece años está atravesando. Está en la adolescencia, etapa en la que los jóvenes se preocupan por su aspecto físico, sueñan con ser modelos y por consiguiente desean identificarse con un ideal, y si no pueden hacerlo, por no poseer los medios o por otras razones como su estatura, la aparición del acné, el uso de anteojos y frenos (brakets), llegan a sentirse infelices e inseguros.

Del concepto que tengan los adolescentes de ellos mismos y de su encanto, depende su autoestima, si se consideran atractivos son más propensos a entablar más amistades y lazos amorosos. De allí la importancia del estímulo paterno, del impulso que se dé a los hijos para salir adelante y de prepararlos para la vida, lo cual va estrechamente ligado a las aspiraciones juveniles. Por lo tanto debe tenerse sumo cuidado en no transmitir prejuicios a los hijos porque esto puede incidir en sus relaciones con otros e inducirlo a mecanismos que impidan la sociabilidad.

Algunas recomendaciones: - Los padres deben brindarle todo el apoyo al hijo y tener sumo cuidado de realizar ciertos comentarios como eres feo o torpe , porque lo condicionan y obstaculizan su libre desarrollo.

- La belleza no lo es todo, pero es conveniente, para tener una buena apariencia, cuidar la salud, llevar un régimen nutricional bien balanceado y hacer una adecuada gimnasia. Estos elementos le ayudarán a sentirse más satisfecha y saludable. Mente sana en cuerpo sano.

- Si la persona se considera poco atractiva sería favorable resaltar otras cualidades y conducirla al incremento de ciertas destrezas y habilidades para el logro de objetivos.

- Sugiérale a su hija que asista a reuniones, que visite e invite a sus amigos, que sea más comunicativa. Hágale ver que a la mayoría le cautiva más una persona simpática, inteligente, cordial, espontánea, sincera, cálida, en pocas palabras buena gente.

- Proporciónele a su hija ejemplos de personas que han logrado grandes posiciones a través de la historia, en lo artístico, en la literatura, etc., debido al gran despliegue de su personalidad, por su empuje, su confianza en si mismos, su deseo de vivir plenamente, más que por sus rasgos físicos.

- Adviértale a su hija que cada individuo es un mundo diferente y que todos nos percatamos tanto de la aceptación como del rechazo de los demás, independientemente de la causa.

- Enséñele a valorarse más por lo que es, a descubrir su potencial, que los sueños pueden volverse realidad y de que ya es hora de empezar a actuar.

*Licenciada en Educación y Magister en Sicología Comunitaria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.