'Pararnos al lado de las víctimas es lo que nos corresponde'

'Pararnos al lado de las víctimas es lo que nos corresponde'

En un acto solemne cumplido anoche en la Plaza de Armas de la Casa de Nariño, rodeado de víctimas, y con el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, como testigo de excepción, el presidente Juan Manuel Santos sancionó la Ley de Víctimas y restitución de tierras.

11 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Al hablar ante cerca de mil invitados, entre quienes se destacaban el cuerpo diplomático, la cúpula militar, las altas cortes, congresistas, ex presidentes de la República, jefes de partidos políticos y líderes de organizaciones populares, Santos dijo que desde hoy el país se para "en la orilla de las víctimas".

"Vamos a ubicarnos y a pararnos en la orilla que nos corresponde: ¡al lado de ellas, de su parte, abrazando y comprendiendo su sufrimiento!", exclamó emocionado el mandatario.

Santos, quien en varias oportunidades ha dicho que solo por la aprobación de esta ley ha valido la pena ser Presidente, fue elogioso con las organizaciones de víctimas, con el Congreso y con los partidos políticos que la respaldaron.

Hasta citó, con nombre propio, a algunos de los congresistas que más ayudaron en su trámite. Y con cierto dejo de pena, dijo: "No seremos los mismos después de este dolor.

No seremos los mismos después de tanta sangre, después de tantas lágrimas, de tanto sufrimiento. No seremos iguales después de recorrer -con el alma encogida por el pesar y el miedo- décadas de violencia entre hijos de una misma nación".

Apoyo de la ONU El secretario de la ONU, en un discurso breve pero cargado de sentido político, aseguró que "esta ley es un paso fundamental para resolver el conflicto que los colombianos han sufrido por tantas décadas".

Tras reiterar que esta ley "tiene todo el apoyo de las Naciones Unidas", el líder de la diplomacia mundial urgió la necesidad de mantener una severa "protección" a las víctimas y dijo que "no es aceptable que muera gente por defender sus derechos".

Claro que también le dijo al Presidente que "una buena ley no es suficiente, sino que tiene que tener un efecto realmente transformador en la vida de las víctimas y una implementación apropiada para determinar si las expectativas se cumplen".

Ban Ki-moon, a quien Santos agradeció el significado de su presencia en este acto, culminó su intervención con un mensaje de respaldo al país: "Colombia cuenta con nosotros, cuente con las Naciones Unidas, viva Colombia".

El presidente del Congreso, Armando Benedetti, uno de los tres oradores centrales, evocó la memoria de las víctimas muertas y desaparecidas y aseguró que la sanción de la ley "inaugura la posibilidad de escuchar, sentir y respetar a quienes han padecido, con más rigor y frecuencia, los riesgos, las privaciones, los rechazos, las desventajas y el sufrimiento. A quienes han muerto sin razón, sin piedad, sin sentido, en una espiral de barbarie y estupidez".

No a falsas expectativas Luego de resaltar el sentido histórico de la ley, el Presidente se empeñó en dejar claras muchas cosas sobre su implementación y pidió "no generar expectativas inmediatas o poco realistas" sobre su aplicación.

Su implementación será gradual, sobre todo en la parte que tiene que ver con la creación de la instancia institucional (un departamento administrativo de la Presidencia), que tendrá como una de sus funciones gerenciar la reparación.

"Nuestro objetivo más ambicioso es lograr, en un horizonte de 10 años, una reparación integral para todas las víctimas del conflicto", resumió el mandatario, tras pedir "paciencia...".

Anoche, Santos anunció, durante una cena de honor que ofreció en la Casa de Nariño en honor a Ban, que Colombia respalda su aspiración para ser reelegido como Secretario General de Naciones Unidas. Incluso, dijo que buscará, desde Unasur, un consenso regional en este sentido.

Voces de ONG alrededor de la Ley.

La sanción de la Ley de Víctimas generó discusión entre organizaciones sociales. Un grupo de 30 de ellas, entre las que están Colombianas y Colombianos por la Paz y el Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado, le enviaron una carta a Ban Ki-moon, pidiendo que sus valoraciones sean tenidas en cuenta, pues, dicen, que en la aprobación de la Ley sus "inquietudes no fueron sustancialmente consideradas ni debatidas".

Reconocen que la norma "ha sido un avance que nace de la presión de las víctimas, de nuestra visibilización, de nuestras diversas formas organizativas (...) sin las cuales el Gobierno no nos tendría en su agenda".

No obstante, Carlos Páez, de la Asociación de Reclamación de Tierras, calificó la Ley como "espectacular", y dijo que "entre más rápido se empiece a implementar, mejor, porque así la gente puede empezar a recuperar todo lo que le quitaron".

Respaldo a la reelección de Ban Ki-moon.

El presidente Santos anunció anoche, durante una cena que ofreció en la Casa de Nariño en honor a Ban Ki-moon, que Colombia respalda su aspiración para ser reelegido como Secretario General de Naciones Unidas. Incluso, dijo que buscará, desde Unasur, un consenso regional en este sentido.

"Puede usted contar desde ahora con el respaldo y el apoyo entusiasta de nuestro país, que ha sido testigo y beneficiario de la impecable y eficiente labor que ha desarrollado", le dijo Santos.

ABC de la Ley de Víctimas del conflicto armado.

Comienza a aplicarse desde hoy y tendrá vigencia hasta el 10 de junio del año 2021, si antes el Congreso no decide prorrogarla.

Crea tres nuevas instituciones, dedicadas única y exclusivamente a las víctimas: la Unidad Administrativa Especial de Atención y Reparación de las Víctimas, la cual manejará el registro único de víctimas, el fondo de reparación, pagará las indemnizaciones; la Unidad Administrativa de Tierras Despojadas, y el Centro Nacional de la Memoria Histórica. La Ley tiene el reto de recuperar las tierras despojadas a más de 600 mil familias. Estas corresponden a cerca de dos millones de hectáreas despojadas y cuatro millones de hectáreas abandonadas.

No hay un gasto estimado para la aplicación de la Ley. El Estado se ha comprometido a poner los recursos para financiar su puesta en marcha. Esto será gradual durante los próximos diez años.

Ayer comenzó una transición de un año en el cual Acción Social seguirá funcionando, así como la Comisión de Reparación. Antes de que termine 2011 se pondrá en marcha el Registro Único de Víctimas, se iniciará la divulgación de los beneficios de la Ley y se reglamentarán e implementarán aspectos cruciales para la reparación, como la atención sicosocial, las acciones de restitución de tierras y las medidas de reparación colectiva.

Mientras que lo contemplado en la Ley entra en plena vigencia, el Gobierno prevé reparar, en lo que queda de este año, a 25 mil hogares víctimas mediante indemnización administrativa, al tiempo que 20 mil familias van a retornar a sus lugares de origen mediante un incentivo y acompañamiento para su reparación colectiva. Actualmente el Gobierno trabaja para tener Centros Regionales de Atención y Reparación en 10 ciudades del país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.