Ponderación

Ponderación

10 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Estamos aquí, usted y yo, porque tenemos la fe puesta en las palabras: las palabras tienen, para usted y para mí, el mismo valor de los hechos. Y que el presidente Santos les haya pedido a los jueces del país "ponderación" en la aplicación de la justicia es, en ese orden de ideas, un acontecimiento incómodo, un despropósito, un accidente que lleva dos gobiernos volviéndose costumbre.

Sucedió el jueves de la semana pasada. Lo hizo, les reclamó "ponderación" a las cortes colombianas, en un sinuoso discurso leído durante el lanzamiento de una campaña institucional de nuestro Ejército. Hay que decir, en honor a la verdad, que lo reclamó de buena manera. Pero resulta fundamental entender que no ha debido reclamarlo: no solo porque echarle la culpa del castigo a la ley es como echársela al semáforo en rojo, sino porque solo los tiranos se atreven a cuestionar las decisiones de la justicia. Y Santos no lo es. Y nosotros, usted y yo, estábamos comenzando a creer que la horrible noche había cesado. El discurso empezó bien. Partió de la base de que ser colombiano es, hoy, anhelar la seguridad. Recopiló noticias tan buenas como la disminución del desempleo, la bonanza petrolera y la captura, en el Chocó, de una peligrosa banda de criminales. Recordó que la ley de víctimas y de restitución de tierras puede volvernos por fin una nación: que, de conseguir su aplicación, algo más que el miedo podría llegar a reunirnos. Pero entonces vino el giro: después de pronunciar una serie de frases para endulzar la afrenta, como el tipo que dice "con todo respeto" siempre que va a cometer una ofensa, el Presidente se atrevió a decir en público que las más recientes providencias de nuestras cortes (la que invalidó el computador de 'Reyes' como prueba y la que condenó al Ejército por lo ocurrido en la base de Las Delicias) pueden poner en riesgo "derechos tan importantes como el derecho a la seguridad y el derecho a la verdad por parte de las víctimas".

Y es una frase temeraria. Y justo comenzábamos a recordar que no se llama "democracia" cuando el presidente pone a la sociedad en contra del juez.

Siguió. Pidió "ponderación" a los magistrados: "Incluir como un factor dentro de la ecuación de sus fallos la dinámica del conflicto armado que sufre el país". Lanzó una advertencia disfrazada de credo: "Tengo plena confianza de que el terreno avanzado militar y políticamente no se perderá ahora en los estrados judiciales". Y tal vez porque el artículo 230 de nuestra Constitución señala que "los jueces, en sus providencias, solo están sometidos al imperio de la ley", y quizás porque la Ley 270 de 1996 advierte que nadie puede "insinuar, exigir, determinar o aconsejar a un funcionario judicial para imponerle las decisiones o criterios que deba adoptar en sus providencias", sumó a sus palabras, justo a tiempo, las palabras opuestas: "Como demócrata defiendo y defenderé la majestad, la autonomía y la independencia de la justicia", dijo.

Porque debe hacerlo: debe evitar, como demócrata, que los jueces aprendan la maña de consultarle sus decisiones. Debe ponderar sus frases en un país que ha visto en vivo y en directo cómo masacran, espían y señalan a sus cortes. Debe aprovechar su inmensa popularidad para volverle a enseñar a Colombia, una democracia recién tentada por la tiranía, que la rama judicial no es el partido de izquierda que impidió la reelección: que simplemente cumple su deber, como el policía que no perdona semáforos en amarillo. Debe recordarnos, sobre todo, que la Constitución es nuestra lengua. ¿Que a algunos no les gusta lo que dice?, ¿que es muy liberal?, ¿que nos manda convivir con lo que odiamos? De malas. Estamos aquí, usted y yo, porque así es.

www.ricardosilvaromero.com .

Que el Presidente les haya pedido a los jueces "ponderación" en la aplicación de la justicia es un acontecimien-to incómodo, un despropósito

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.