LA SITUACIÓN SE SALIÓ DE LAS MANOS

LA SITUACIÓN SE SALIÓ DE LAS MANOS

Con papelitos blancos y banderas no se va a solucionar esto , era el comentario de los voceros campesinos la mañana del pasado viernes, cuando comenzaron a expresar su inconformidad por la falta de respuestas a sus peticiones por parte del Gobierno.

04 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Doce horas después, el saldo no podía ser peor: dos muertos y 27 civiles heridos a bala. Al igual que dos militares heridos a piedras.

El jueves por la noche, el gobernador de Putumayo, Jorge Fuerbringer, dijo que temía por su seguridad, pues desde que se inició el paro las Farc lo estaban amenazando.

Al amanecer del viernes la tensión se extendió por el departamento. En Mocoa, corrió el rumor de que habían secuestrado al Gobernador. Mientras tanto, en Puerto Asís, los manifestantes saquearon un camión que venía de la vereda Altavista cargado con huevos y carnes.

Luego, los campesinos bloquearon la vía al aeropuerto al enterarse de que unas 200 personas, entre mujeres y niños, habían sido trasladadas a Pasto en dos aviones hércules del Ejército.

En la tarde, mientras el sacerdote Elkin Gómez pedía prudencia y recorría las calles con un megáfono diciéndoles a los campesinos que conservaron la calma y el Gobernador explicaba a los manifestantes que una comisión del Gobierno iba a llegar el fin de semana a Orito para analizar la situación, un grupo de labriegos intentó tomarse la pista del terminal aéreo.

A las 4 de la tarde, los campesinos rompieron la malla, avanzaron 20 metros y de inmediato la fuerza de choque del Comando Específico del Putumayo dispersó la manifestación con gases lacrimógenos. Desde ese momento, Puerto Asís se convirtió en un campo de batalla.

Los manifestantes atacaron con piedras y palos a los militares. Unos 15 minutos después, se escucharon los primeros disparos. Las ambulancias de la Cruz Roja y del Hospital San Francisco de Asís pasaban por la calles con los primeros heridos.

Entre tanto, Gilberto Sánchez, uno de los directivos del paro y la concejal Berta Ospina utilizaban los altoparlantes para llamar a la cordura y pedir a los agricultores que no provocaran, ni se dejaran provocar de la fuerza pública.

El alcalde de Puerto Asís, Elcibiades Enciso, dijo que en ese momento era imposible calmar a casi 30.000 personas, que llevaban ocho día hacinadas en la ciudad.

Los campesinos gritaban: el Gobierno pensó que esto era un juego y esto es en serio y sólo a bala se va a resolver .

A las 5 de la tarde, parecía que la población recuperaba la calma, pero otro grupo de campesinos intentaron tomarse la pista por un lado y se comenzaron a escuchar con más intensidad las ráfagas.

La gente buscaba como protegerse en las terrazas de las viviendas y en improvisadas trincheras.

Media hora después, el director del Hospital, el médico Manuel Zúñiga, reportaba el ingreso de diez heridos con arma de fuego.

El control de la pista lo mantenía el Ejército y ante la imposibilidad de ingresar al aeropuerto otro grupo de manifestantes intentó dirigirse a la Alcaldía y al comando de Policía.

Se metió la guerrilla , decía la gente que corría. Por las calles se veían civiles con armas disparando. A esa hora en el hospital confirmaban que los campesinos habían incendiado la única ambulancia que tiene el centro asistencial.

A la morgue llegó el primer muerto, Heberto Antonio Herrera Pacheco, quien había recibido un tiro de fusil en la cabeza y no alcanzó a ser atendido por los médicos.

A las 6:15, los disparos se oían por todo el pueblo y el número de heridos llegaba a quince. A las 7:00 de la noche cesaron los enfrentamientos y en el hospital se preparaban para enviar a Mocoa a los tres pacientes más delicados, mientras eran reconocidos los cuerpos de los muertos por sus familiares.

Gilberto Sánchez, dirigente del paro, aseguró que hay ocho personas muertas y que los militares se llevaron cuatro cadáveres y en la morgue solo aparecen dos.

Sánchez negó que en la marcha estuviera gente armada y dijo que están elaborando una lista, ya que cerca de 15 personas están desaparecidas.

Lo cierto fue que la situación se nos salió de las manos, dejamos escapar la paz y ahora solo nos queda llorar a nuestros muertos y heridos , fue lo único que atino a decir el padre Gómez.

Mientras los muertos eran velados, los organizadores del paro se enteraron que la comisión del Gobierno que tenía previsto llegar ayer a Orito había cancelado el viaje.

Fuerbringer dijo que está cansado de pedirle al Gobierno Nacional que se haga presente.

Ante esto, el Gobernador y los alcaldes de La Hormiga, Puerto Asís, Mocoa y Puerto Caicedo viajaron en la tarde a Bogotá y se reunieron anoche con el ministro del Interior, Horacio Serpa.

Sin embargo, dirigentes del paro dijeron que los alcaldes no tienen poder de negociación y que el lunes estaría viajando a Orito la comisión del Gobierno conformada por Jaime Navarro, José Noé Ríos, Luis Augusto García, gerente de la ICEL, el director del Plante, Guillermo García y delegados del Ministerio de Salud, Minas y de Ecopetrol.

Según voceros de los campesinos, se acordó no discutir regionalmente con la comisión la problemática de cultivos ilícitos, tema que no quería tratar el Gobierno. Entonces, la comisión evaluaría los acuerdos logrados durante el paro de enero de 1995; la situación de orden público; los acuerdos de una reunión realizada el pasado mes de febrero en Puerto Asís y la conformación de una veeduría nacional e internacional.

Sobre el problema de los cultivos de coca, un representante de los campesinos dijo que se buscarán otras instancias con el Gobierno para buscar soluciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.