Por una escuela de música Esthercita

Por una escuela de música Esthercita

Nadie ha dicho querer tanto a Barranquilla como Esther Forero. Nadie la ha cantado ni contado tanto. Ella abrió caminos, rompió esquemas y llegó a ser, por derecho propio, la novia de Barranquilla.

06 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Pionera indiscutible de la música urbana latinoamericana, Esthercita cantó desde los 4 años. A los 18, con su madre y su pequeño hijo, decidió recorrer el país cantando tangos, boleros, pasillos, zarzuelas, discos que le gustaban, hasta que el poeta Jorge Artel llegó a su corazón para decirle: "No cante de todo. Cante lo nuestro".

Artel la convenció. Al principio no estuvo en sus planes ser compositora. Fue agente viajera, recorrió los pueblos del Magdalena alternando como cantante en los municipios que tenían emisora y conoció el país, antes de irse a Venezuela, Panamá, República Dominicana y Puerto Rico.

Figuras de la música internacional como Rafael Hernández y Luis Kalaff; de la radio local como Elías Pellet Buitrago y Rubén Alonso la escucharon y la estimularon. Grabó en Nueva York con el gran músico cubano René Touzet, con Maximiliano Sánchez, Bimbi y su Trío Oriental, el trío de Johnny Rodríguez y las orquestas de Machito y Tito Puente en Nueva York.

¿Quién va a recuperar para Colombia toda esa música de Esthercita? De regreso al país, a fines de los 50, ella grabó con Pacho Galán y la Italian Jazz de Guillermo González. Con el ánimo de formar artistas en la Voz de la Patria, montó, con el pianista Rubén Alonso y el locutor, Félix Chacuto, El Show de Esthercita. También ayudó a Sonia Osorio en su ballet y compuso canciones para Aníbal Velásquez, Alfredo Gutiérrez, Matilde Díaz, Joe Arroyo, Nelson Henríquez, Juan Piña, la Billo's Caracas Boys, Los Melódicos, Chucho Sanoja, Los Vecinos, Orlando y su Combo, Pastor López...

Porque todos sabían cómo trabajaba Esthercita, sus altos niveles de calidad, hasta quince años puliendo una canción, muy exigente consigo misma. Por eso ha calado en nosotros tan profundo. "Mis canciones -dijo ella- están hechas con vida, con sangre, con rabia y amor. Yo lo doy todo en cada canción." Y es que ser mujer artista costaba mucho en aquellos tiempos. Ella supo pagar el precio, dando dignidad a su oficio y a las mujeres que vendrían después, ignorando el desprecio de ceja levantada en una sociedad que solo imaginaba a sus mujeres en el hogar.

Barranquilla y el país debieron haber reconocido desde hace mucho el gran aporte de Esthercita y regalarle una casa, junto al palito de matarratón, en el Barrio Abajo, de donde no debió salir jamás. Allí debió vivir más cómoda, amada por sus coterráneos, esos que aprendieron a amar a su ciudad a través de sus canciones.

Pero qué va. Esther Forero saboreó las mieles de la popularidad y el cariño de sus vecinos, pero, como casi siempre, el Estado pasó agachado en el reconocimiento institucional y adecuado para rendir honor a los mejores. Ahora vendrán, por supuesto, los papelones y homenajes fuera de tiempo, pero con cada músico barranquillero que surge resulta más evidente la necesidad de una escuela de música para la ciudad y el espaldarazo oficial a lo que es ya una condición biológico-social inobjetable.

Esthercita vivió una larga vida y tuvo tiempo para pensar la muerte, en su opinión "un desprendimiento de los lazos que nos unen con la tierra". Por eso no quiere música hoy en su tumba, sino un gran silencio. Que apenas repiquen las campanitas de las iglesias curramberas, en son de despedida y con muchas oraciones en su viaje sereno a la otra vida.

"Si fui feliz o no lo fui, qué importa, si viví junto al llanto o la alegría, solo sé que marcharé tranquila y nadie ha de saber en verdad cuál fue mi vida..."

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.