Jóvenes, con hijos, separadas y... ¿abstemias?

Jóvenes, con hijos, separadas y... ¿abstemias?

Parece una epidemia. A juzgar por lo que pasa con mis amigas más cercanas, muchas mujeres van en camino de convertirse en los miembros de una especie de clan que comparte tres características: jóvenes, con hijos y separadas por decisión propia. Y como, adicionalmente, la mayoría carga con la culpa de la ruptura familiar, fundamentan la crianza en una clara sobreprotección que no les deja respiro ni a ellas ni a sus niños. Piensan, sí señoras, que serán responsabilizadas por cualquier falla de sus hijos, y eso es algo que no están dispuestas a permitir.

05 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Aquí me meto yo: ¿Dónde queda, mis queridas, el aquello, máxime cuando la rutina con su pareja o la intromisión de un amante motivaron la ruptura? Créanme: cuando una mujer toma la decisión de separarse lo hace buscando algo mejor. ¿Y entonces por qué, mis amigas, dedican hasta el último minuto de su tiempo libre a llevar, dejar y traer a los niños de sus cursos y actividades sociales? A riesgo de que las asociaciones de padres se me vengan encima, les hago este llamado: saquen tiempo para ustedes, quieran, déjense querer y búsquense una pareja que les dé su lugar, públicamente y en la cama. Por encima de todo son mujeres, y el calendario no es estático...

No es justo que tengan que pasar, por ejemplo, todos los sábados de los mejores años de sus vidas esperando que las niñas salgan del ballet y que los niños terminen el entrenamiento para el campamento de verano en Europa... Un verano eterno es el que les espera si no toman cartas en el asunto.

Nadie está diciendo que abandonen a sus hijos. Nada de eso. Se trata de que aprendan a darles a las cosas su justa dimensión. Y si les digo esto es porque conozco casos exitosos de mujeres capaces de repartir muy bien su tiempo entre el trabajo, la crianza y el acompañamiento de los niños y una relación de pareja que funciona, que les da apoyo y las estimula.

Para que esto se dé, por supuesto, se necesitan hombres capaces de entender la situación, no de aprovecharse de ella. ¿Quién les dijo que las separadas con hijos están desesperadas por acostarse con el primer aparecido? A propósito, señoras, la consigna es dignidad por encima de todo. No hay nada que aprecie más un macho de verdad que una mujer que se haga valer y no es cantaleta, pues, aunque no lo crean, es a partir de principios como este que se construyen las nuevas relaciones. ¡A sacarse esas telarañas de la cabeza! Total, sus ex parejas andan en lo mismo. ¡Hasta luego!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.