DANIELS, A LA CORTE SUPREMA

DANIELS, A LA CORTE SUPREMA

Tres agendas, una de ellas digital, llamaron la atención de los policías que el viernes 8 de julio de 1995 irrumpieron en el apartamento de la Transversal 48 número 98-52, en Torres de Vizcaya, al norte de Bogotá.

03 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Afuera, en la portería, había sido capturado el propietario del apartamento, Julián Murcillo Posada.

En las agendas estaban escritos los nombres de políticos y personalidades con los que el sindicado testaferro del cartel de Cali, al parecer, mantenía comunicación. Uno de los celulares y un teléfono correspondían a la residencia de la representante a la Cámara por Cundinamarca, Martha Catalina Daniels, entre otros nombres.

Entonces, la Fiscalía ordenó revisar los registros de llamadas que Murcillo hizo o recibió en sus teléfonos privados. En la investigación volvió a aparecer el nombre de la congresista.

Supuestamente Murcillo se comunicó con ella entre el 12 de diciembre de 1994 y el 5 de marzo de 1995.

La ex senadora María Izquierdo de Rodríguez habló de las presuntas llamadas en una declaración juramentada ante la Unidad de Fiscales Delegados en la Corte Suprema de Justicia.

Estos indicios por sí solos no tenían fundamento para relacionar a Daniels con Murcillo, según la Fiscalía.

Recientemente, la representante de Cundinamarca apareció en una serie de fotografías acompañada de Guillermo Ortiz, quien se presentó el jueves pasado luego de que la Fiscalía le dictó orden de captura por sospechas de enriquecimiento ilícito y supuesta vinculación con organizaciones de narcotraficantes.

Sin embargo, la congresista no ha sido objeto de investigación formal alguna para establecer si está relacionada o no con personas al margen de la ley.

En la Corte Ocho investigaciones preliminares adelanta la Corte Suprema de Justicia contra la representante Daniels.

La Sala Penal de la Corte la investiga por presuntos enriquecimiento ilícito, celebración indebida de contratos, mal manejo de auxilios y participación en política.

En algunos casos, no ha sido evaluada la clase de delito por el cual fue denunciada la congresista.

Daniels se presentó a la Sala Penal de la Corte el viernes 26 de julio y respondió a un interrogatorio de casi ocho horas, a cargo de los abogados auxiliares del magistrado Jorge Córdoba Poveda.

El pasado lunes, Daniels regresó a la Corte. Esta vez, ante el despacho del magistrado Juan Manuel Torres Fresneda.

En las diligencias, la congresista defendió la legalidad de su actividad pública y del origen de sus bienes.

Ahora, la Corte Suprema deberá evaluar su testimonio y decidir su suerte jurídica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.