Corte alista decisiones en 3 casos de la DNE

Corte alista decisiones en 3 casos de la DNE

"El senador me ofreció dádivas en unas tres oportunidades. Me dijo que había una parte para mí, que le ayudara con el liquidador para que encaminara la venta (del narcobien); que él de pronto quería". Este testimonio es el que tiene penalmente encartado al ex senador del Chocó Cristóbal Rufino Córdoba.

03 de junio 2011 , 12:00 a.m.

Quien lo acusa es Orlando Melo, coordinador del grupo de sociedades de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE) desde hace nueve años.

En un audio, en poder de EL TIEMPO, el funcionario le aseguró a la Corte Suprema que el interés del hoy ex senador era la hacienda La Novillera, incautada al extinto narco José Santacruz y tasada en 18 mil millones de pesos. Y le ofreció las dádivas entre julio y agosto del año pasado.

Según Melo, el político chocoano -heredero de la curul de Mario Uribe- quería que sacaran al depositario de la finca, en Jamundí (Valle), y que la pusiera en venta. Incluso, se molestó porque creía que el avalúo debía ser menor.

¿Qué interés tenía el ex senador en la finca consentida del narco? ¿Quiénes son los interesados en comprarla? Eso es lo que quiere establecer la Corte. Por eso, ayer ordenó que se dividieran procesalmente los expedientes contra los 14 políticos que habrían participado en la adjudicación de narcobienes a cargo de la DNE. El caso Ashton "Hay varios expedientes que están más adelantados que otros, y algunos apenas se inician", explicó una fuente cercana al alto tribunal, la cual anunció que en las próximas semanas habrá decisiones en al menos tres casos.

La indagación al senador liberal Álvaro Ashton es otra de las que avanza. En este caso, Zaira Villamil, ex funcionaria del Congreso y depositaria del Hotel Chinauta, del narco Pastor Perafán, habría dicho en la DNE que ella era la recomendada del senador.

Ashton admitió que conoció a Villamil en el Congreso, pero dice que ella le aseguró que nunca dijo ser su recomendada: "Son testimonios de oídas", explica el senador.

En todo caso, la Corte también documentó que la gestión de esta depositaria era deficiente. Incluso, la DNE la demandó por entregar dos contratos en el hotel, en los que habría pedido porcentaje.

Y aunque en el caso de Ashton no se encontraron ingresos a la DNE -entre los 466 revelados por EL TIEMPO-, ya se estableció que muchos ingresaban por el sótano. También se documentaron deficiencias en la gestión de Gonzalo Paredes, ex depositario de sociedades y hermano de la senadora nariñense Myriam Paredes. A pesar de que Paredes no entregaba informes mensuales sobre la situación de las sociedades -JJ Barbosa e inversiones Ario y Rodríguez-Ramírez-, no se le hicieron visitas inspectivas.

El PC de la secretaria La más reciente incautación fue el computador asignado a la secretaria del director de la DNE, Juan Carlos Restrepo. Aunque los investigadores iban a recoger los testimonios de dos empleados de la entidad, el propio Restrepo pidió que se llevaran el disco duro.

Según dijo, allí hay evidencia clave que la Corte debía evaluar. Restrepo es otro de los testigos en los casos de Paredes y Julio Gallardo.

Ni la senadora Paredes ni el ex senador Córdoba han respondido mensajes.

u.investigativa@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.