UNA FIERA AL ACECHO...

UNA FIERA AL ACECHO...

El seleccionado de Nigeria demostró ser un león duro de cazar, muy peligroso si está herido o subestimado, y sería una imprudencia hablar de favoritos en la final por el oro olímpico con Argentina.

03 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Parecía que el felino había finalmente caído en la trampa de la estrategia brasileña de dejarlo venir para contraatacarlo por sorpresa, cuando se devoró súbitamente al cazador en una semifinal de antología.

La diferencia entre Nigeria y Brasil estuvo en que los africanos jugaron al mismo ritmo, con pausada inteligencia y suprema seguridad en sus fuerzas, durante los 93 minutos que duró el encuentro con prolongación de oro .

Los brasileños estuvieron apagados en largos pasajes del encuentro, aunque habían sabido establecer una sólida luz de ventaja en el tanteador, con el talento ofensivo de Juninho, Bebeto, Flavio y Ronaldinho.

En cambio, Argentina pasó por circunstancias parecidas a las de Brasil. Pero, su fortuna consistió, sencillamente, en que hay abismo entre su débil derrotado Portugal y el feroz león de Africa.

Quién le teme a quién en esta final que dará un ganador olímpico por primera vez, sea cual fuere el ganador? Argentina tiene sobradas razones para salir a la cancha, o mejor dicho, entrar a la espesura, con extrema cautela.

Si Nigeria supo comerse a los orgullosos garotos, bien podría hacer lo mismo ahora con los argentinos, que están mucho menos preparados en teoría para ser campeones, con sus desvelos defensivos y su falta de puntería en el ataque.

Argentina, para que lo sepan bien sus fanáticos, no es la favorita en este lance, pues, apenas ha podido mostrar en este certamen de Atlanta-96 algunos chispazos del olfato goleador de Hernán Crespo, el regate endiablado de Ariel Ortega y la capacidad de mantener el orden, de no desmantelarse.

Pero, tales atributos no serían suficientes para atrapar al león. Los argentinos deberían poner en la arena otro tipo de habilidades, que al fin de cuentas no le son ajenas, como un temple ganador a toda prueba y una clase superior en el manejo de la pelota.

Ambos equipos tienen en común haber jugado de menos a más en este certamen. Los africanos se hicieron cada vez más fuertes y seguros, luego de haber perdido con Brasil (1-0) en la rueda eliminatoria. Después dejaron tendido en el suelo a México (2-0), nada más que esperándolo en su retaguardia para tirarle el zarpazo cuando el rival agotara sus energías. Pero, su noche de gloria fue la del miércoles en el coqueto Sanford Stadium.

Daniel Passarella, el entrenador argentino, se debe estar devanando los sesos para encontrarle el punto débil a este sorprendente león. Que, para colmo, y por la simpatía despertada, tendrá una multitud de 80.000 almas rugiendo a su favor.

MAS QUE EL título de goleador de los Juegos Olímpicos, lo que busca el delantero Jorge Hernán Crespo es la medalla de oro con Argentina, esta tarde frente a Nigeria.

AFP / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.