MILAGRO DESPUÉS DE LAS LLAMAS

MILAGRO DESPUÉS DE LAS LLAMAS

Con quemaduras de segundo grado en sus piernas Esperanza Niño dio a luz a un bebé de 2.900 gramos de peso, luego de que un carrotanque explotara cerca a su casa en un barrio de invasión en Barrancabermeja.

02 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Esperanza comenzó su trabajo de parto en la mañana del miércoles, minutos después del accidente que dejó cuatro muertos y 12 heridos, entre los que se encuentran tres de sus hijos.

La mujer, con ocho meses de embarazo, fue trasladada en una ambulancia al Hospital Ramón González Valencia (HRGV), de Bucaramanga, en donde un médico y tres enfermeras la atendieron.

Los profesionales lucharon incesantemente durante una hora para que el bebé naciera sin complicaciones.

Ella llegó con siete de dilatación. No sabíamos si lloraba por el dolor de las quemaduras o por los dolores de parto. Al final todo fue un éxito, pues a pesar de estar quemada en un 35 por ciento de su cuerpo no hubo problemas , dijo una de las enfermeras que la asistió en el parto.

El niño fue llevado al bloque de salacunas, para evitar eventuales complicaciones. Allí, terminará su proceso de gestación, truncado un mes antes de lo esperado. Según el parte de los galenos, el niño está en perfecto estado de salud.

Por otra parte, Esperanza fue recluida minutos después del parto en el pabellón de quemados del HRGV.

La familia Suárez Niño no ha podido asimilar la alegría del recién nacido, pues mientras el pequeño duerme, sus hermanos Edwar, de 7 años, Carlos, de 2, y Vladimir, de 4, se debaten entre la vida y la muerte.

Según el director de la unidad de cirugía plástica del HRGV, Antonio Berbeo, los tres menores al igual que cuatro adultos que también fueron víctimas de la conflagración, presentan quemaduras de segundo y tercer grado en el 80 por ciento de sus cuerpos. Todos están muy graves , dijo.

Agregó, que el centro asistencial fue declarado en emergencia ante la gravedad de los hechos y todo el cuerpo médico de cirugía plástica se mantiene en alerta.

Hasta la mañana de ayer, el padre de los menores, Orlando Suárez, no había podido desplazarse al centro asistencial de Bucaramanga para averiguar por el estado de salud de sus hijos, pues en Barrancabermeja su situación es deprimente, luego de que lo perdió todo en el incendio.

Además del drama de sus hijos, tienen que afrontar la muerte de cuatro de sus familiares , dijo un amigo de los Suárez Niño, refiriéndose a la muerte de una cuñada de Orlando Suárez, el padre de esta y dos sobrinas.

Según la versión de una de las enfermeras que la asiste, Esperanza sólo sabe que trajo al mundo a un niño, que su esposo se salvó del accidente y que a pocos metros, su madre, Alicia García se recupera también de algunas quemaduras.

En el HRGV permanecen también recluidos Miladys Camelo, de 36, Vicente Osman, de 27, José Rueda, Loraima Osma, de 2, José Reyes Vera y Marcela Sánchez, de 7, Por otra parte, cuatro de las víctimas del accidente fueron sepultadas ayer en el cementerio jardines de la resurrección de Barrancabermeja.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.