NO HABRÁ MINERÍA EN EL CHUSCAL

NO HABRÁ MINERÍA EN EL CHUSCAL

Después de una audiencia publica que mostró el rechazo de dos municipios a la explotación de mediana minería en una reserva forestal de Cundinamarca, Agregados El Chuscal, filial de Cementos Paz del Río, desistió de su proyecto.

20 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Y es que proteger los recursos hídricos en peligro por la posible explotación que iniciaría la empresa privada motivó a las autoridades y habitantes de La Vega y San Francisco, provincia de Gualivá, al juicio público contra el proyecto en El Chuscal, una reserva donde existe cerca de 70 nacimientos de agua.

En este bosque de niebla se surten las quebradas El Arrayán y El Cajón, afluentes de los ríos Ilá, Sabaneta y El Tabacal.

La polémica se inició hace varios meses cuando Agregados El Chuscal solicitó al Ministerio de Minas la licencia para explotar 1.000 hectáreas de gravas y gravillas a cielo abierto de una zona que también le pertenece a San Francisco.

Las inquietudes se debatieron en la audiencia pública, realizada en la casa de la cultura de La Verga el sábado pasado y en la que participaron concejales, alcaldes y líderes comunales de los dos municipios. También estuvieron presentes el ex ministro Andrés González Díaz y representantes de la Corporación Autónoma Regional (Car) y de la Secretaria del Medio Ambiente de Cundinamarca.

Agregados El Chuscal S.A. aseguró que sólo había comprado cerca de 20 fanegadas en el bosque de la controversia y que el proyecto tenía muchos enemigos políticos.

La facultad de Ciencias de la Universidad Nacional realizó un estudio de impacto ambiental del proyecto de explotación minera realizado por Hidroambiente para Cementos Paz del Río. Según la investigación, el cerro no se puede explotar porque es una especie de esponja del agua que deja la neblina. En la parte media y alta se acumula materia orgánica que permite el crecimiento de musgos, líquenes y plantas leñosas que sirven de colchón para retener y liberar líquido.

La Car anunció el desistimiento de Cementos Paz del Río de solicitar la licencia ambiental para iniciar la explotación.

Durante la polémica, la gerencia de Agregados El Chuscal S.A. había asegurado que el proyecto sólo beneficiaría a la zona. Se emplearía mano de obra de la región, construirían el acueducto donde, según un concepto de Ingeominas, habían tres captaciones en estado sanitario deplorables.

La administración de La Vega nos pidió que le adoquináramos la plaza principal y varios concejales nos solicitaron adoquinar, además, varias calles del Caserío La Quebrada-El Vino , se dijo en la filial de Cementos Paz del Río.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.