EL ACUERDO CON CHINA SATISFACE A LOS EMPRESARIOS DE EE.UU.

EL ACUERDO CON CHINA SATISFACE A LOS EMPRESARIOS DE EE.UU.

China y EE.UU. evitaron por un pelo una costosísima guerra comercial sobre la piratería de productos estadounidenses, tras llegar a un acuerdo horas después del plazo final del lunes.

18 de junio 1996 , 12:00 a. m.

La decisión se tomó después de un fin de semana de conversaciones maratónicas entre Charlene Barshefsky, representante comercial de EE.UU., y los principales líderes chinos, incluido el presidente Jiang Zemin, y algunos funcionarios comerciales. Las negociaciones, que se extendieron al domingo por la noche y la mayor parte del lunes, desactivaron la amenaza de una guerra comercial en la que Washington hubiera impuesto aranceles punitivos a varios renglones de exportaciones chinas por valor de US$2.000 millones. China había amenazado con tomar represalias y también imponer sanciones.

Con aspecto agotado pero entusiasmada, Barshefsky le dijo a los reporteros el lunes por la noche que China ha dado pasos serios e importantes para acabar con la piratería, según el acuerdo firmado con EE.UU. en 1995. Pero advirtió que Pekín también debe crear un régimen para fortalecer la protección de los derechos de propiedad intelectual, como discos, películas y programas informáticos.

Todavía no hemos llegado a ese punto , afirmó.

Al explicar la determinación de EE.UU., Barshefsky enumeró las medidas que ha tomado China en los últimos meses, incluido el cierre de 15 fábricas de productos falsificados, y ha realizado redadas en las áreas problemáticas que Estados Unidos destacó en las conversaciones.

Un suspiro de alivio Los ejecutivos de compañías estadounidenses recibieron de buena gana el acuerdo. Jay Berman, presidente de la junta directiva de la Asociación de la Industria de Grabaciones de EE.UU., felicitó a China por cerrar varias plantas de productos falsificados y expresó la esperanza de que esto pueda ofrecer más oportunidades de mercado a los productos legítimos. Las principales disqueras de EE.UU.

calculan que pierden más de US$300 millones anuales en ingresos por falsificación en China.

Eric Smith, presidente de la Alianza de Derechos de Propiedad Intelectual, dijo que aunque los recientes esfuerzos de China muestran que existe voluntad política , él y otros ejecutivos advirtieron que China debe continuar sus esfuerzos en el futuro.

Las compañías de software consideraron el acuerdo como otro paso en lo que siempre consideraron que sería un camino difícil hacia la puesta en práctica de todo el acuerdo original.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.