VACACIONES

El anhelado período de descanso que todos los años les corresponde a los estudiantes, ha comenzado. Como siempre, es oportuno insistir en la necesidad de que ese tiempo sea de distracción; que padres e hijos puedan compartir. Pero que igualmente se aprovechen los días en actividades distintas del mero esparcimiento. En algunos centros educacionales, en dependencias en la capital y otras ciudades del país se fomentan giras, visitas a centros culturales, que desde luego sirven para la ampliación de necesarios conocimientos.

21 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Ir a los museos es adentrarse en la historia, despertar la pasión por ella. Ya sean el pictórico, el colonial, o aquellos históricos, que guardan documentos sobre la razón de ser de nuestra patria, o, en fin, de cualquier índole. Sirve también este período para que los padres procuren crear en sus hijos el bello hábito de la lectura.

De todas formas, las vacaciones deberían servir para cultivar no solo el cuerpo, sino la mente. Es un lapso invaluable que, pasados los años y cuando el estudiante sea mayor, recordará con gratitud o añorará, en muchos casos, con el arrepentimiento de no haber aprovechado estos días debidamente.

De otra parte, los tiempos modernos traen para la juventud en vacaciones peligros indudables y evidentes. Ya se trate de la inseguridad, o el lamentable consumo de droga, que se extiende por el país en forma muy grande y tenebrosa.

El ocio, al no tener diversiones sanas de cualquier tipo, puede llevar a los estudiantes inexpertos y algo inocentes, con ansias de aventura y con ese grado comprensible de irresponsabilidad, a ensayar y caer en el nefasto uso de las drogas. Y quizá sea tarde cuando comprendan el paso fatal que dieron y la desgracia que se labraron.

Estas duras, pero necesarias reflexiones, nos conducen a pedir una compenetración sincera, afectiva y estrecha entre padres e hijos, mayores y menores, sin distinción de sexos, todos con iguales deseos de gozar la época vacacional. Desde luego, lo deseable es que disfruten, pero que lo hagan sin desbordes, con las debidas prevenciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.