SIN VENCEDORES NI VENCIDOS

SIN VENCEDORES NI VENCIDOS

Al día siguiente de la providencia de preclusión de la Cámara de Representantes en el juicio al presidente Samper, se llevó a cabo en el Colegio del Rosario El Debate Mayor dirigido por el ex presidente Alfonso López Michelsen, con el patrocinio del rector del colegio, doctor Mario Suárez Melo. En esa oportunidad intervine en el debate económico, en el que con la participación del ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, el ex ministro Guillermo Perry, el senador Juan Camilo Restrepo y el doctor Hernán Echavarría Olózaga se examinó el impacto de la actual crisis política en la economía del país.

21 de junio 1996 , 12:00 a. m.

El debate lo abrió el ex presidente López Michelsen, quien entre muchas cosas, al referirse al tema económico, indicó con acierto que en buena parte la gran transformación de la economía nacional en las últimas dos décadas es el resultado de bonanzas externas: la lotería de dos bonanzas cafeteras a las que se agregaron la marimbera y la de la cocaína y finalmente la del petróleo. Como a estas se ha aunado una política económica austera, bien planeada y sin sobresaltos, hemos llegado a ser lo que ya se conoce como el milagro de América Latina .

Esto lo demuestra la continuada afluencia de cuantiosos recursos externos provenientes de colocaciones de bonos en los mercados internacionales de capital y de inversiones directas de empresas multinacionales, que por solo este último concepto han llegado a ser en el primer semestre de unos 1.000 millones de dólares, sin incluir los del sector petrolero. La actual desaceleración económica, que no alcanza a ser receso según coincidieron en sus opiniones la mayoría de los expositores del foro, se origina en la crisis de sectores como la construcción, el agro y aquellas industrias golpeadas por la severa competencia de la apertura.

Por fortuna el Presidente de la República, en su discurso del jueves 13, anunció la adopción de medidas que unidas a las que ya ha tomado el gobierno corregirán el cuantioso déficit de la balanza comercial, que de unos 2.500 millones de dólares a fines del año pasado, bajará a menos de la mitad a diciembre de 1996. Las elevadas tasas de interés han contribuido a la desaceleración y ya han bajado en lo corrido de este año en casi un 4 por ciento y si se mantiene la política de la Junta del Banco de la República, podrán lograrse reducciones mayores que sacarán del marasmo al sector productivo. El modelo de desarrollo colombiano, a mi juicio, es el mejor si se compara con el de otros países latinoamericanos, incluyendo a Chile, que empieza a mostrar síntomas de recalentamiento por su prosperidad a debe originado en el fuerte endeudamiento externo.

La confianza se restablece con el diálogo entre los gremios, los empresarios y el gobierno. Por eso me entusiasmó escuchar, de labios del Presidente de la República en su discurso televisado, lo mismo que yo había dicho en el foro en la mañana de ese día, en el sentido de que la solución de la crisis política no debe dejar ni vendedores ni vencidos . Así volveremos a reencontrar el rumbo momentáneamente perdido. Aceptada la solución institucional a la actual crisis política, volverá a consolidarse la confianza, que es la condición que nos falta para avanzar hacia el progreso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.