UN TRISTE GASTO

Construir la tercera parte de un puente cuando se tiene la certeza total que no habrá recursos para las otras dos terceras partes, es un desperdicio inútil de recursos. Ahora bien, eso es exactamente lo que será la planta de tratamiento sobre el río Salitre. El director del Departamento Administrativo del Medio Ambiente, DAMA ha manifestado reiteradamente que sin las plantas en el Fucha y el Tunjuelito, la planta del río Salitre no servirá absolutamente para nada en términos de limpiar al río Bogotá.

24 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Ha dicho el director del DAMA: ...los beneficios de construir únicamente la planta del Salitre, que constituye la primera etapa del proyecto, no serían perceptibles en el Muña. Para que los efectos benéficos de la planta del Salitre se perciban en el Muña, el proyecto se debe construir en su totalidad, es decir, en sus tres etapas. Teniendo eso en cuenta, yo no me comprometo a que se perciban beneficios en el Muña si el proyecto no se adelanta en su totalidad .

La construcción de la planta del Salitre es los una etapa del proyecto. Si solo se construye esa primera etapa, los beneficios esperados del proyecto nunca se podrán lograr .

Conseguir los recursos para pagar la planta del Salitre va a ser muy difícil. Pero conseguir recursos para las otras dos plantas es absolutamente imposible. Cada día que opere la planta del Salitre, botaremos a la basura decenas de miles de dólares.

Si los cientos de miles de bogotanos que habitan en barrios con problemas similares a los que afloraron recientemente en San Benito, o el millón y medio que todavía no tiene alcantarillado, conocieran los detalles de la enorme e inútil inversión de la planta de tratamiento del río Salitre, posiblemente se levantarían para tratar de hacer justicia con sus propias manos. Sin prácticamente ninguna discusión pública, siquiera en el Concejo, dos administraciones distritales cometieron una irresponsabilidad histórica. En los próximos días el Ministerio de Medio Ambiente expedirá la licencia ambiental que dará vía libre a la iniciación del proyecto; comenzará así el despilfarro de recursos que no servirán para nada distinto a dar algunas credenciales ecológicas a propósitos políticos personales.

Nadie sabe cuánto costará anualmente la concesión a 30 años. Nadie en al administración distrital se ha comprometido con una cifra tope. Los cálculos disponibles sugieren que habrá que pagarle a los contratistas franceses por lo menos US$12 millones anuales, para un total de US$360 millones. Para cumplir con el contrato se han comprometido recursos tan cruciales como el 7% del impuesto predial; pero también los poquísimos recursos provenientes de las regalías petroleras que le corresponden a Bogotá. Como es probable que en menos de una década esos recursos disminuyan drásticamente, habría que echar mano a mas recursos de aquellos destinados a las mas elementales necesidades de la ciudad.

La irresponsabilidad de las administraciones que comprometieron a Bogotá en un gasto tan enorme como inútil es asombrosa. Aún sabiendo que sin las otras dos plantas la primera es totalmente inútil, esta se contrató sin siquiera un esbozo de estudio sobre la disponibilidad de recursos para las otras plantas. Meses después de la contratación de la planta al ser consultado sobre el tema, el director del DAMA dijo que tenía previsto... adelantar durante este año el estudio... (!) Aún en la remotísima eventualidad que se encontraran recursos, cualquiera que conozca a Bogotá sabe que hay otras prioridades mas urgentes. Todas las inversiones públicas son buenas: vías; parques; escuelas; alcantarillado... Pero los recursos son escasos. hacer unas cosas implica dejar de hacer otras.

Uno se pregunta por ejemplo, por qué antes de contratar a los pródigos proveedores de la planta del Salitre, no se hizo algún esfuerzo serio para controlar los efluentes industriales, que son el problema mas grave del río. Que no serán tratados por las plantas. Estos deben ser controlados en la fuente; con organización y disciplina, mas que con inversiones multimillonarias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.