JAIME NEBOT O ABDALÁ BUCARAM

JAIME NEBOT O ABDALÁ BUCARAM

De las elecciones presidenciales del pasado 19 de mayo pasaron a la segunda vuelta del 7 de julio Jaime Nebot, social-cristiano y Abdalá Bucaram, roldosista. La fuerza electoral de estos dos candidatos estuvo pareja. Diríase que se registró un empate (1.031.688 votos por Nebot y 997.898 por Bucaram).

24 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Así las cosas, llegará a la presidencia ecuatoriana el próximo 7 de julio quien más habilidad tenga para atraer el caudal de votantes de las otras vertientes políticas: el movimiento nuevo país -MNP- de Fredy Ehlers con 775.000 votos; la Democracia Popular -DP- de Rodrigo Paz con 510.000 votos; el APRE de Frank Vargas con 187.000 votos y el Movimiento Independiente de Ricardo Noboa con 117.000 votos.

En la puja de las alianzas, según serios observadores políticos, parece llevar la delantera Bucaram quien ya cuenta con el apoyo formal de Rodrigo Paz y Frank Vargas (697.000 votos).

Queda la incógnita del rumbo que tomarán las otras fuerzas políticas conformadas por Juan José Castelló del MPD con 92.000 votos; José Gallardo independiente, con 50.000 votos, y Jacinto Velásquez con 37.000 votos. El juego de ellas en la segunda vuelta del 7 de julio será bien importante ya que en el Ecuador el voto es obligatorio Dentro de aquellas fuerzas se destaca la de Fredy Ehlers conformada por descontentos y alejados de los políticos tradicionales, con 775.000 adeptos. Suponiendo, cosa bien probable, que fragmentos de todos esos movimientos políticos tercien hacia el lado de Bucaram, especialmente de la cantera de Ehlers que no tiene la organización ni la disciplina de un partido político, y quien sigue independiente ante los dos candidatos, el potencial electoral de Bucaram le colocaría en plano de notoria y cómoda ventaja, pues la diferencia ante Nebot el 19 de mayo fue de sólo 33.790 votos.

Las estrategias Tanto Nebot como Bucaram redoblarán esfuerzos por tener éxito en las alianzas con los candidatos eliminados en la primera vuelta. En cuanto a las atracción directa de electores, ambos buscarán la explotación de los lados flacos recíprocos. Los asesores de Nebot dicen que más que pedirle a la gente el voto por Nebot, vamos a pedirle que piense en el tipo de gobierno que pueda darle nuestro candidato o Bucaram .

A su vez, los asesores de Bucaram proyectan montar su campaña destacando que el voto en favor de su candidato será una expresión contra la mentira, la oligarquía, el engaño y la derecha . La gente, agregan, está cansada de oír hablar de los grandes problemas nacionales, sin solución, como acontece con las altas tasas de interés.

Empero, se percibe que el roldonismo, partido que apoya a Bucaram, se orienta hacia políticas de centro izquierda, con lo cual busca desvanecer la imagen que se le ha creado por sus adversarios.

Nebot: Primero la gente Para Jaime Nebot el objetivo de su programa económico está enfocado a fortalecer el bienestar de la población y mejorar su nivel de vida.

En su concepto las políticas económicas del Estado no pueden estar vacías de contenido social. De ahí nace el lema de su campaña: Primero la Gente . Este es el gran marco de su propuesta a los ecuatorianos. Dentro de ese gran marco, sobresalen las siguientes acciones: Manejo equilibrado, serio y real de las políticas cambiaria, crediticia y de precios administrados. No habrá devaluación masiva ni mantenimiento de tipos de cambio irreales. El Sucre no se depreciará para complementar la competitividad de empresarios ineficientes, ni tampoco se anclará a niveles irreeales como aconteció en México, con resultados catastróficos.

El manejo cambiario oscilará dentro de una franja, como ocurre actualmente con techo y tope realistas que, aun cuando flexibles, no produzcan desconfianza dentro de sectores productivos.

En cuanto a la política monetaria, se mantendrá y reforzará la acción para reducir las tasas de inflación.

No habrá medidas heroicas ni intempestivas en materia económica, que en otros países han producido pésimos resultados. Como el mismo Nebot lo dice gráficamente no habrá paquetazos económicos . Las políticas del Estado deben ser diseñadas y operadas para lograr un gran objetivo: el desarrollo económico y el bienestar del pueblo ecuatoriano mediante la elevación de su nivel de vida e incorporación de vastos sectores poblacionales al proceso económico. El Fondo de Solidaridad que propone crear, financiado con el producto de la venta de activos estatales, será instrumento eficaz para lograr los fines sociales de su gobierno.

Estimulará el fomento del ahorro y la inversión, a través del manejo razonables de las tasas de interés. Buscará terminar con la economía especulativa, para dar paso a la economía de inversión creando incentivos para esta última.

Bucaram: Defensa de la soberanía Centra también su programa económico de gobierno en la creación de un clima apto para la inversión, el cual es obtenible alrededor de un fuerte respaldo político y de la credibilidad que su nombre despierta en el empresariado ecuatoriano.

En cuanto la deuda externa, promete introducir variantes en su manejo. El principal, la soberanía nacional, pues el Ecuador no puede seguir destinando gran parte de sus recursos al servicio de esa deuda.

El Ecuador debe adoptar políticas que al respecto han tenido otros países, con éxito, como México y Argentina. Obtener préstamos de la banca internacional para cubrir los intereses de la deuda, no es política sana ni política con clara intencionalidad ecuatoriana.

Al resaltar que el manejo de la deuda debe envolverse en conceptos de soberanía, critica a gobiernos anteriores que no han tenido claro este sentido, y que al afrontar las negociaciones de los pasivos internacionales ecuatorianos en vez de sentarse a la mesa de conversaciones, se arrodillan .

En cuanto a las políticas de aduana, Bucaram reconoce los esfuerzos cumplidos por el actual gobierno para modernizar el aparato aduanero. Empero, sostiene, la verdad es que el contrabando se sostiene y aún muestra ímpetu arrollador.

Critica la presencia de las verificadoras en el manejo del comercio de importación a las que califica de ineficientes y costosas. El problema de las aduanas, sostiene, es un problema de condición moral de la sociedad.

El Negocio de tráfico e inmoralidad aduanera, dice, pasó de los aforadores a las verificadoras internacionales sin que se haya registrado progreso alguno en las represión del contrabando. Los controles son necesarios, afirma, pero no se han dejado en manos de los más competentes. Hay que ponerle seriedad a la política aduanera, concluye.

El Gobierno actual, afirman con sentido figurado, le entregó la guarda del queso (las aduanas) a los ratones (las verificadoras).

Como expresión de su política social, concertará con empresas privadas, productoras de alimentos y artículos de primera necesidad, la distribución de tales productos a amplias capas sociales necesitadas, con rebajas de precios de un 50 por ciento o más. Al respecto recuerda el programa que se ejecutó con la leche en el gobierno del fallecido presidente Roldós. Es una forma práctica, afirma, de reforzar el poder adquisitivo de la moneda en favor de las clases populares.

Política de manejo presupuestal. Señala falta de firmeza en los gobiernos anteriores para el manejo del presupuesto nacional, de manera que deje de ser factor entorpecedor de la política monetaria. Promete disciplina en este campo para sanear definitivamente las finanzas públicas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.