CONSTRUCCIÓN SE DESPLOMA

CONSTRUCCIÓN SE DESPLOMA

Si un sector ha tenido una dinámica en el departamento, a pesar de las grandes fluctuaciones económicas, ha sido la industria de la construcción.

24 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Sin embargo, en estos momentos esta actividad atraviesa por una de sus peores crisis en la región.

Fenómenos como el estancamiento en los programas de Vivienda de Interés Social del gobierno, el crecimiento de las tasas de interés y el alto costo de los materiales para la construcción, incidieron en los resultados de esta industria durante el año pasado.

Esto ha propiciado una fuerte repercusión en materia de empleo, ya que la actividad constructoras es una de las grandes generadoras de puestos de trabajo.

Las cifras son bien dicientes: a marzo de 1995 la actividad edificadora en Bucaramanga presentó una disminución del 10.88 por ciento y al mismo mes de este año el crecimiento fue de sólo 6 por ciento.

Para la directora de Camacol Santander, María Isabel Acevedo Serrano, este comportamiento de la actividad constructora es reflejo de la coyuntura económica, producto de las restricciones del crédito, los altos niveles alcanzados por las tasas de interés, que de un lado desincentivan la inversión en finca raíz y de otro encarece el acceso al crédito limitando la demanda por dificultades en el pago de las cuotas mensuales .

Esta situación resulta muy preocupante, según la funcionaria, sobre todo para los estratos bajos y medios, en donde la disponibilidad de financiación a costo razonable juega un papel fundamental .

Y aunque en Bucaramanga, al igual que otras ciudades del país, existe una demanda alta por Vivienda de Interés Social, VIS, el año pasado hubo poca oferta por parte de los constructores, debido a la escasez de terrenos adecuados para este tipo de solución, al elevado costo de a costo de desarrollar esta tierra y sobre todo a las dificultades del Inurbe para cumplir las metas propuestas , según la directora de Camacol.

El desempeño del sector durante el año pasado llevó a la Cámara Colombiana de la Construcción en Santander, a pronosticar una caída del 15 por ciento en las licencias de construcción destinadas a vivienda.

Cae la demanda Las cifras a abril reflejan en parte esta tendencia en los primeros tres meses del año: en enero, el área licenciada fue de 78.793 metros cuadrados, que bajó en febrero a 48.480 metros y tuvo un leve aumento en marzo, con 53.590, que para abril registró una caída dramática, llegando a sólo 17.330 metros licenciados.

A esto se suma que las investigaciones sobre oferta y demanda de vivienda realizadas en ciudades como Bogotá, Medellín, Cali y Bucaramanga mostraron una disminución de los metros iniciados en el segundo semestre del año pasado, equivalente a un 27.7 por ciento con relación al primer semestre.

Y algo que ha comenzado a preocupar seriamente a los constructores santandereanos es la caída en la demanda. Según el estudio de oferta y demanda de Camacol Santander, el inventario de vivienda sin vender pasó de 24 por ciento entre junio del 93-94, a 28 por ciento entre junio del 94 - 95.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.