EN DD.HH. TAMBIÉN HAY ELEFANTE : AI

EN DD.HH. TAMBIÉN HAY ELEFANTE : AI

El secretariado de Amnistía Internacional (AI) replicó ayer desde Londres a los comentarios del ministro de la Defensa, Juan Carlos Esguerra Portocarrero, quien dijo que el informe anual de esa organización no gubermamental (ONG) en lo que hace a la situación de los derechos humanos Colombia no corresponde a la realidad.

22 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Según AI, como bien ha dicho el presidente Ernesto Samper en varias ocasiones la crisis de derechos humanos en Colombia no es un problema de imagen; es una realidad .

Dice la ONG que dicha crisis no ha mermado a pesar de los múltiples y sistemáticos esfuerzos que el Ministerio de Defensa alega en su comunicado y agrega que, por el contrario, ha empeorado la violación de derechos humanos en regiones como Urabá, Antioquia, Sucre, Putumayo y Chocó, entre otras.

La prolongada crisis política vivida por el Estado colombiano ha sido aprovechada por todos los actores del conflicto armado para ampliar su acción militar con el fin de extender su control de territorio , arguye.

Según AI, de diez personas que cada día mueren víctimas de la violencia política, alrededor de siete son víctimas de asesinatos políticos por parte de la fuerza pública y sus aliados grupos paramilitares y (de) la insurgencia .

Cita como ejemplos de este fenómeno los asesinatos del gobernador del Caquetá, Jesús Angel González; del diputado del Meta, Pedro Malagón, y del chofer de éste último, Orlando Guzmán.

Mal puede el Ministerio de Defensa exigir que se reconozca una mejoría en el respeto por los derechos humanos debida a una disminución de denuncias de violaciones cometidas por miembros de la fuerza pública si la contraparte es un aumento de asesinatos y otros graves abusos cometidos por fuerzas paramilitares que actúan con su complicidad o su aquiescencia , dice.

Y añade: Evidencia de la complicidad y, en muchos casos nexos más fuertes, entre sectores de la fuerza pública y los paramilitares en el pasado y el presente es contundente y extensamente documentada, tanto en informes oficiales de entidades colombianas como en investigaciones de organizaciones internacionales. Negar que estos vínculos siguen existiendo sería otro ejemplo más de la costumbre de intentar desconocer la presencia de un elefante en la casa .

Concluyen pidiendo al gobierno que asuma la realidad de la catastrófica situación de los DD.HH. como una prioridad y muestre en la materia menos retórica y más acción .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.