SE DESMORONA EL EMPLEO

SE DESMORONA EL EMPLEO

Durante el primer trimestre del año, el sector de la construcción perdió cerca del 43 por ciento de los empleos con que contaba en el mismo período de 1995. (VER GRAFICAS: TASA DE DESEMPLEO y NUMERO DE EMPLEADOS EN SIETE AREAS METROPOLITANAS Y TENDENCIA)

24 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Cifras preliminares de un diagnóstico preparado por la Cámara Colombiana de la Construcción indican que de unos 900.000 puestos de trabajo generados por el sector se podría haber bajado a tan sólo 470.000 puestos.

Estos resultados fueron obtenidos mediante una encuesta que adelantó la Cámara entre 398 empresas constructoras de todo el país, y de la cual ya se tiene el 75 por ciento de la información.

En las siete principales ciudades del país, fueron consultadas 298 compañías dedicadas a la edificación de vivienda y en Bogotá otras 100 firmas.

Por cuenta de incrementos en productividad, gracias a la capacitación de la mano de obra y a la adopción de nuevas tecnologías, el empleo se estaría afectando en un 0,5 por ciento mensual.

Los cargos que más se han recortado son los correspondientes a mano de obra no calificada o con poca capacitación.

El gremio considera que este comportamiento del desempleo es una respuesta clara a la desaceleración de la producción, pues hasta hace dos años había una franca recuperación de los niveles de ocupación de mano de obra a nivel general.

Desde 1985 hasta 1994 el desempleo en las siete principales ciudades del país se redujo de un promedio de 13,8 por ciento a 8,9 por ciento.

Sin embargo, entre 1995 y hasta marzo de este año, el desempleo se elevó hasta llegar al 10,4 por ciento.

Esta situación se debe, según Camacol, a que a partir de 1992 el comportamiento de la tasa de desempleo ha dependido en gran medida de la expansión de la construcción.

En su momento, el ministro de Trabajo, Orlando Obregón, aseguró que el aumento del desempleo era atribuible al ingreso al mercado de trabajo de nuevos colombianos que buscan un puesto, es decir que creció el número de personas que integran la fuerza de laboral del país.

Esta tasa de participación en marzo de 1995 fue de 59,2 por ciento, mientras que en el mismo mes de este año se ubicó en 60,7 por ciento.

Camacol desvirtúa esta explicación al calcular que con una tasa de participación más baja, correspondiente a cualquiera de los cinco años anteriores, la tasa de desempleo de todas maneras habría sido de 9,5 por ciento en marzo de este año, cifra que está bastante más arriba del 8,0 por ciento registrado en marzo del 95.

En la medida en que se sigan presentado recortes en los puestos de trabajo continuará bajando el consumo de las familias, pues habrá menos personas con capacidad para adquirir bienes que jalonen al sector productivo.

Camacol pronostica que de no bajar el nivel de las tasas de interés y no se reactive la demanda interna, el sector de la construcción continuará en declive y podría registrar este año una desaceleración del 30 por ciento.

La otra opción para conjurar los despidos en el sector es que la demanda externa se active a tasas que tripliquen el ritmo de crecimiento del producto interno bruto (PIB).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.