TRACTOMULAS METEN MIEDO

TRACTOMULAS METEN MIEDO

Las tractomulas que cargan piedra caliza desde Sáchica y pasan por Sutamarchánmeten miedoi a los residentes de esta población.

27 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Las tractomulas que cargan piedra caliza desde Sáchica y pasan por Sutamarchánmeten miedoi a los residentes de esta población.

Estos vehículos, de más de 50 toneladas de peso, cruzan la avenida principal del municipio sin reducir la velocidad, causando vibración en las paredes de las casas y arriesgando la vida de muchas personas que viven y trabajan a lo largo de la avenida.

El ruido es infernal y peor ahora que esas mulas tienen el turno en horas de la madrugada , indicó uno de los propietarios de restaurante ubicado en la avenida principal. El problema es que la carretera Tunja-Chiquinquirá, a la altura de Sutamarchán, atraviesa prácticamente el sector urbano, por lo que fueron construidos unos reductores de velocidad que en realidad no sirven pues son muy bajos y los carros grandes los pasan sin dificultad. Por esta razón, cuando los automotores cargados con piedra caliza se desplazan por la vía se producenverdaderos tembloresi en las residencias del lugar y ya hay varias que presentan grietas en sus paredes. También existe alto riesgo de accidente por el exceso de velocidad de estos vehículos que, tenemos entendido, exceden en varias toneladas la capacidad de la vía , indicó Iris Alarcón, concejal de este municipio.

Tanto comunidad como el Concejo presentaron peticiones a la Secretaría Técnica de Invías pidiendo solución al problema, sin que hasta ahora se haya producido respuesta por parte de esa entidad. Entre las soluciones que proponen los afectados está la de que se levanten los inútiles reductores de velocidad de taches y se instalen los denominadospolicías acostadosi , mucho más efectivos, y que son los que normalmente se utilizan en autopistas y carreteras nacionales que atraviesan los perímetros urbanos.

El paso de estas tractomulas se debe a que están transportando piedra caliza desde Sáchica con destino a Zipaquirá y en varios tramos de la vía se está levantando el pavimento y produciendo baches. Los daños en algunas viviendas ya son visibles en sus paredes.

Vía no apta.

La carretera Sáchica-Sutamarchán-Chiquinquirá tiene un espesor de capa asfáltica de cinco centímetros y su capacidad de resistencia es inferior a las 50 toneladas de peso. Las tractomulas tienen un peso aproximado de 30 toneladas (vacías) y el peso bruto (con carga), en promedio, es de 70 toneladas.

Los reductores de velocidad a la entrada de Sutamarchán son casi invisibles y no sirven para hacer que los vehículos disminuyan la velocidad.

Por paso de tractomulas.

En mi casa tiemblai.

Una de los habitantes en el sector afectado por el paso de las tractomulas que transportan piedra caliza, indicó que el problema no es cualquierbobaditai . El ruido que producen estos vehículos que pasan a toda por el frente de mi casa es infernal. Después de las tres de la mañana o las 11 de la noche aquí no duerme nadie , indicó una señora que asegura que al paso de cada vehículo parece que estuviera temblando.

Ella explicó que no se trata solo de los daños a las estructuras de las viviendas, sino también a la angustia que produce la sensación de que su casa se va a caer. Uno no duerme tranquilo. El solo hecho de saber que va a presentarse un estruendo no lo deja conciliar el sueño. Es como una tortura sicológica , señaló la mujer.

Es más barata.

La ruta a Zipaquirá por la carretera Sáchica-Sutamarchán-Chiquinquirá-Ubaté es más ventajosa para los transportadores. Ahorran pago de peajes, básculas y control policial, que en esta vía no es muy frecuente. La Policía de Carreteras debe controlar el paso de vehículos, pero al Invías le corresponde negar el permiso para el tránsito de estos vehículos (carga extrapesada) al no cumplir con las normas vigentes.

Aquí no se puede conciliar el sueño. Las tractomulas son una amenaza para nuestra tranquilidad e integridad física , dice una de las afectadas de Sutamarchán.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.