EDUCACIÓN:

Señor Director:

25 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Es mi propósito hacer un breve comentario al editorial del 20 de junio, donde toca el importantísimo tema de la educación. Los cinco párrafos por usted utilizados resultaron suficientes para poder observar su desconocimiento y poca profundidad en el análisis del tema, donde el único objetivo cumplido fue hacer propaganda a la persuasiva ministra de Educación.

El famoso plan decenal de educación y todo el conjunto de nuevas leyes, decretos y resoluciones que el gobierno ha tenido a bien expedir recientemente, no cambian la realidad de la educación nacional por el solo hecho de existir. Las reformas propuestas solamente han traído trabas intervencionistas a la educación y el ministerio se ha visto incompetente para ejecutar la parte que le corresponde. Nada hace pensar que el plan decenal pueda ser algo distinto que retórica.

Pero de llegar a implementarse, más grave aún sería. Ni siquiera tendrán los bachilleres la obligación de saber cuál es la capital de Colombia. Ya no será una ignorancia supina, sino simplemente una ignorancia propiciada por el Estado y sus leyes; podrán contestarnos con decreto en mano, que no es necesario memorizarlo, pues está en los libros. Creo, doctor Santos, que la elogiada reforma no soluciona su inquietud principal. Hay una mal planteada lucha y no se dan cuenta de que la memoria no estorba el análisis, ni el análisis a la memoria.

Todo esto tiene su raíz en el absurdo vicio de hacer leyes de todo. Quién ha dicho que los métodos científicos, educativos o no, son objeto de reglamentaciones legales? Precisamente los métodos cambian y son de libre adopción y mejoramiento, mediante la aplicación y conocimiento de quienes están en el área. Según el criterio de su defensa, estas reformas deberían derogar a Wund y a Freud, pero esas modas no fueron acogidas por nuestros gobiernos, gracias a Dios. Lo verdaderamente científico no requiere una ley para permanecer e implementarse.

Adolfo Rodríguez F.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.