YO IMPULSÉ LA CHAMPETA

YO IMPULSÉ LA CHAMPETA

Oye Chino , cada vez que oigo una champeta me acuerdo de ti . La frase, con algo de ironía, se la lanzó el periodista Jaime De la Hoz Simanca en un saludo callejero a Luis Higuera, locutor conocido en el medio radial con ese apodo.

22 de julio 2001 , 12:00 a.m.

"Oye Chino , cada vez que oigo una champeta me acuerdo de ti". La frase, con algo de ironía, se la lanzó el periodista Jaime De la Hoz Simanca en un saludo callejero a Luis Higuera, locutor conocido en el medio radial con ese apodo.

El Chino Higuera, como en realidad lo llama todo el mundo, sonrió, aceptando aquello como una mamadera de gallo más; pero William Ahumada, otro periodista que se encontraba en el grupo, ripostó: "Eso en realidad no es tan exagerado, porque de verdad que El Chino Higuera es el papá de la champeta en la radio".

Con ese lenguaje coloquial barranquillero, en una conversación informal de comunicadores, se le hacía reconocimiento a Luis Chino Higuera como el locutor que le dio carta de navegabilidad a la champeta en la radio local, al punto de imponerla como el ritmo novedoso del nuevo milenio.

Hace trece años fundó el espacio Salsa socca , el que orientó fundamentalmente a difundir la música del Caribe no hispanoparlante, la misma que desde principio de los 70 había hecho furor en las verbenas de Barranquilla y Cartagena.

"Comencé a darle proyección a estos ritmos influenciado por el Festival de Música del Caribe de Cartagena. En 1988 asistí al primero de estos eventos, y un grupo de la isla de San Martín pegó un disco con ese nombre y de ahí lo tomé para crear mi programa", recuerda.

Para El Chino Higuera incursionar con un espacio de estas características era un desafío, pues lo que después se conocería como champeta no sonaba en ninguna emisora, era un sonido exclusivo de los sectores populares del sur de la ciudad que lo bailaban y cantaban en las verbenas de fin de semana.

"Entré a defender esta música porque era algo que no hacía nadie, pues todos estaban en el cuento de la salsa, el vallenato y el merengue. Aproveché que las emisoras estéreos, que dominaban la sintonía musical no la programaban, y empecé a lanzar estos discos que yo sabía tenían un buen mercado, que estaba virgen, pues repito, nadie lo tocaba", afirma como si estuviera frente a un micrófono.

Pero esta cruzada musical de El Chino tuvo serios tropiezos. En 1997, asegura, el entonces director de Tropicana Estéreo, Larry Ortíz, le quitó el espacio "porque esa música no gusta".

"Lo paradójico es que quien decía esto era un cartagenero, alguien de la ciudad cuna de esta música. Lo único que le respondí fue: Tranquilo, pero esto será lo que pegue en el futuro", precisa.

Antes, el apagón del gobierno de Gaviria lo había sacado del aire, pues la emisora donde tenía el programa carecía de planta eléctrica.

A quienes no le auguran futuro a la champeta y la califican como un fenómeno pasajero, Higuera les responde que ya comenzaron a salir nuevos grupos con otras propuestas, tales como Javier y sus Nenas, que trae una champeta que considera más elaborada.

"Este grupo le está dando otra cara a la champeta pues sabe escoger sus temas. Hay que recordar que la champeta no es solo Sayayín, Alvaro El Bárbaro o Mister Black. También hay otro grupo nuevo que es Los Profesionales de la Champeta, con un excelente sonido", reconoce.

Sostiene también que con la champeta pasará lo que ha pasado con todos los ritmos musicales, "se mantendrán aquellos que hagan buenos arreglos, y se les agotará el mercado a los que no tengan conocimientos".

Sin embargo, un handicap que considera en contra de los mismos grupos de champeta es la indisciplina de grabación, ya que casi todas las semanas están sacando un cd y ello puede saturar el mercado.

"Esto tal vez se regule con la entrada que ya hicieron a este ritmo grandes disqueras como la Sony y Codiscos. Estas empresas pueden entrar a organizar los lanzamientos".

El Chino se siente complacido, ahora es rey de la sintonía entre las 9 y las 11 de la mañana de lunes a viernes con Salsa-socca y Arriba caribeño , el programa que dirige en Madrigal Estéreo en asocio de Ralphy Polo, otro locutor conocedor de este ritmo.

"Yo impulsé la champeta, y eso me satisface, porque de las verbenas de Santa María y El Bosque, en el planeta sur , la ubicamos en el mismísimo Country Club".

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.