V ENCUENTRO DE COMPETITIVIDAD

V ENCUENTRO DE COMPETITIVIDAD

La característica más sobresaliente del V Encuentro de Competitividad y Productividad que se realizó recientemente en Medellín fue la coincidencia del Gobierno y de los Candidatos a la Presidencia de la República sobre la necesidad de profundizar y fortalecer estos programas, para que, como lo ha dicho el doctor Horacio Serpa, con base en todo lo bueno que tenemos y de una clara compresión del proceso de globalización se pueda construir una nueva plataforma hacia el futuro. La realidad es que a pesar de la labor que han adelantado los dos últimos gobiernos aún queda mucho por hacer para que el sector productivo ingrese a le economía del conocimiento. Como lo expreso el propio Presidente de la República al clausurar el evento sólo hemos dado el primer paso de un movimiento que debe alterar el rostro de le economía colombiana .

30 de julio 2001 , 12:00 a.m.

La característica más sobresaliente del V Encuentro de Competitividad y Productividad que se realizó recientemente en Medellín fue la coincidencia del Gobierno y de los Candidatos a la Presidencia de la República sobre la necesidad de profundizar y fortalecer estos programas, para que, como lo ha dicho el doctor Horacio Serpa, con base en todo lo bueno que tenemos y de una clara compresión del proceso de globalización se pueda construir una nueva plataforma hacia el futuro. La realidad es que a pesar de la labor que han adelantado los dos últimos gobiernos aún queda mucho por hacer para que el sector productivo ingrese a le economía del conocimiento. Como lo expreso el propio Presidente de la República al clausurar el evento "sólo hemos dado el primer paso de un movimiento que debe alterar el rostro de le economía colombiana".

El país sigue exportando bienes basados en recursos naturales y no ha avanzado en la producción de bienes basados en tecnologías más complejas. Es necesario por lo tanto que a los programas de competitividad, que con tanto entusiasmo y dinamismo ha venido impulsando el Ministerio de Comercio Exterior, se vinculen más estrechamente los programas de conectividad a cargo de la Presidencia de la República.

Un sistema de marcado que funcione bien ayuda a traer inversionistas y promueve la formación de empresas nacionales en determinado sector. Sin embargo ello no basta. En una economía de alta tecnología necesita también universidades fuertes, con altos índices de matriculas en investigación y con un decidido apoyo del Gobierno para la investigación científica. Por ejemplo el Gobierno de los Estados Unidos invierte anualmente alrededor de 90.000 millones de dólares de sus fondos públicos en investigación científica. Algunos países en vía de desarrollo, como Israel, Corea y Taiwan, también invierten fuertemente en investigación superior y tecnología. Colombia no lo ha hecho. Por el contrario los esfuerzos que se hicieron en el Gobierno anterior para aumentar los recursos de COLCIENCIAS no han continuado durante la presente Administración, ni se han visto compensados con la creación del Fondo de Productividad y Competitividad. Colombia invierte menos del 1% de su PIB en investigación en comparado con el 2.5% que invierte Corea. Las solicitudes de patentes llegan en Colombia a 1.300 frente a 130.000 en Corea.

El programa bandera de COLCIENCIAS de doctorados en el exterior se termino por falta de recursos. La autonomía universitaria y la libertad de enseñanza, prevista en la ley 30 de 1992, ha contribuido en algunas universidades a la anarquía y bajos niveles de investigación sin que el gobierno haya efectuado los controles correspondientes, los cuales no se pueden sustituir a posteriori con una evaluación académica de los estudiantes. Estas diferencias se reflejan en el bajo crecimiento económico. Colombia tuvo un crecimiento económico per cápita de sólo 3.3 % entre 1980 y el año 1999, mientras que Corea creció a una tasa del 6.2% anual, impulsada por sus exportaciones de alta tecnología.

Estos ejemplos sirven para poner de presente que Colombia no ha hecho una transformación exitosa de una economía basada en recursos naturales a una basada en tecnología. Las reformas que se han aplicado ayudaron a bajar la inflación pero ignoraron la necesidad de promover el conocimiento. De ahí que la siguiente etapa de reformas que requiere imperiosamente el país deba concentrarse en promover las capacidades educativas, científicas y tecnológicas de la sociedad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.