Secciones
Síguenos en:
Boda en Londres

Boda en Londres

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de abril 2011 , 12:00 a. m.

De los muchachos Nule siguen hablando con ira mis amigas, pero hoy en Colombia, en todas las clases sociales, se habla de la boda real. La que celebrarán pasado mañana en Londres el príncipe Guillermo y Kate Middleton, joven de familia 'jai' de Inglaterra. Esa boda es un plato de caviar para los diarios, revistas, la televisión y los radios, que hoy se van a recalentar.

Viví 15 meses entre Cambridge y Londres hace 30 años y me aburrí muchísimo. Me trataron como africano; otras veces, de 'sudaca', y me obligaban a renovar la visa cada tres meses. Por eso estuve en la boda de Lady Di con el príncipe Carlos. Aclaremos, estuve, pero no invitado, estuve entre los millones de mirones y quedé a 45 metros; digamos que no vi nada.

Para Colombia transmitió esa boda, entonces bellísima y exitosa Virginia Vallejo. Y nació en Colombia el mito Lady Di, quien luego se divorciaría y, qué feo, saldría por televisión contando que le había puesto unos relucientes cuernos a su marido con un oficial palaciego.

Ahora se casa su hijo Guillermo y le complicaron la vida porque él hasta antier era muy amigo del whisky y tendrá que pasar al té frío por temor al periodismo inglés, que no respeta pinta. A la novia también la perjudica este matrimonio. Será acosada por los audaces paparazzi y, no lo duden, sentirá nostalgias de soltera, cuando podía, con sus amigas, beber gin tonic y fumar 'porros' marroquíes.

Aleluya: Jean Claude Bessudo despidió ayer a la delegación colombiana. Son 58 hombres y 97 mujeres que aman a la realeza inglesa. Van todos y todas de "familia Miranda", ningún invitado, ninguna invitada. Pagaron ocho mil dólares por tiquetes y tres noches en el hotel Park Lane, de cuatro estrellas. Aquí, sin viajar, por televisión veremos la boda, los autos Rolls-Royce, los rubios con sacoleva y al proletariado mirando en medio de empujones. Para ver por televisión la boda, las peluquerías de Colombia tendrán lleno completo.

Oh, gloriosa Inglaterra, de donde salió la "Cafe Society", que ve al jet set como una manada de "lobazos nuevos-ricos" que nunca estudiaron en Oxford, Eton o Cambridge. La anglomanía duró 300 años y la 'jai' americana quería parecer inglesa. Bueno, la "Cafe Society" les dio paso al licor para las mujeres, al adulterio, al polo, a la pederastia y a los pantalones remangados porque a su príncipe de Gales se le ocurrió subírselos. El viernes, en las peluquerías de Tunja, Chiquinquirá, Barcelona y Londres, ellas, emocionadas, gritarán: que vivan los novios y que les dure mucho

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.