CÓMO HACER OPOSICIÓN

CÓMO HACER OPOSICIÓN

Refresque su aritmética: si hay 3 curules y una lista saca 50 mil votos, otra saca 30 mil y otra saca 20 mil, cada una se queda con una curul... Le salieron sus cuentas? Pues acaba Ud. de descifrar el misterio de la política colombiana: hay que ser bobo para ir en segundo renglón, y por eso cada quien amarra sus propios voticos.

26 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Por eso en el Congreso no cabe el país. Caben las minorías amarradas para votar por su jefe: las clientelas de costumbre, y ahora los activistas étnicos o religiosos (este fue todo el avance de la Constituyente). Detrás del político no hay una idea política: hay un puñado de tenientes con hambre y sed del puesto, del subsidio, del contrato. Y el Congreso no representa a 37 millones de ciudadanos, sino a un millón largo de limosneros organizados en grupitos.

Por qué no llegan las mayorías? Porque las mayorías ni se organizan ni tienen quién las organice. No se organizan por una razón muy simple: las limosnas no alcanzarían para todos. No hay quién las organice por otra razón muy simple: cuál presunto organizador sería tan bobo de ir en segundo renglón? Así que un congresista no piensa en el interés nacional: saca tajadas para sus electores. El sí es un Caballo de Troya que se disfraza de estadista para entrar a saco en el erario. Y eso no es culpa del congresista: son las reglas del juego. Tampoco es culpa de las clientelas: juegan según el reglamento.

Hay otra regla en este juego: el Presidente no es en realidad el Jefe de un Estado sino el gran dispensador de puestos, subsidios y contratos. Y así jamás podrá existir la oposición, aunque medio país quiera que se vaya el Gobierno.

Por eso es tan babosa la reforma política que nos quieren empacar. Según el Estatuto preparado por el doctor Serpa, la oposición tendrá derecho a los informes oficiales, a los medios de comunicación del Estado, a réplica si la difaman, a participar en las mesas directivas del Congreso, en la Comisión de Relaciones Exteriores, la de Servicio Civil y los órganos electorales. Vaya novedades! Y píllense el detalle: según el Artículo 3, basta con que un lentejo acepte ser ministro, viceministro, director de departamento administrativo o de instituto descentralizado para que la oposición vuelva al asfalto.

No, doctor Serpa, aquí no falta Estatuto de la Oposición. Falta la oposición. Falta que entren a la política las mayorías que no pueden comprarse con limosnas. Y para eso hay que acabar con este Congreso de náufragos, hay que tener partidos de verdad. Que un partido político necesite siquiera 500 mil afiliados (en vez de 50 mil simples firmas como ahora); que los afiliados residan siquiera en cinco departamentos (nada de clientelistas locales); que cada partido tenga que presentar una lista única (nada de operaciones avispas ); que el Estado financie los partidos y no a los individuos. Y entonces sí, que el partido ganador mande y el perdedor haga la oposición, con todo y estatuto.

Mientras tanto, seguiremos como estamos. Con casi todo el país por fuera del Congreso. Con una democracia representativa que no es representativa. Con la oposición forzada a escoger entre la subversión y la impotencia, porque no cabe en la política. A ser oposición desde la guerrilla o el coqueteo con los cuarteles, que son la destrucción de la política. Desde la Fiscalía y las Cortes, que es negar la justicia y la política. Desde los gremios, que ni saben ni les toca. Desde los medios, que pueden denunciar pero no pueden ni deben decidir. Desde los Estados Unidos, que sí deciden pero no en interés de Colombia. En fin, con una nación entera que va y viene entre la indignación y la desesperanza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.