EN EL PRESENTE, CONTRA EL FANTASMA DEL PASADO

EN EL PRESENTE, CONTRA EL FANTASMA DEL PASADO

Treinta años después de su triunfo frente a Alemania en la final del Mundial-66, Inglaterra se enfrenta al mismo rival, en el mismo escenario de Wembley, en semifinales de la Eurocopa, para felicidad de los nostálgicos de aquella época.

26 de junio 1996 , 12:00 a.m.

David Seaman es Gordon Banks, los hermanos Neville son los Charlton, Alan Shearer es Geoff Hurst. Los diarios entremezclan las fotos de los héroes actuales y los héroes de antaño.

Pese a que Inglaterra no ha realizado grandes partidos hasta ahora en la competición, con excepción del encuentro contra Holanda (4-1), la euforia se ha desatado y las comparaciones se han hecho habituales en todos los medios de comunicación.

Inglaterra parte como favorita para este partido por su condición de local y porque se presenta con todos sus elementos, con excepción del lateral derecho Gary Neville, sancionado, que dejará su puesto con casi toda seguridad a su hermano Phil.

Alemania, en cambio, se presentará con las ausencias de sus dos delanteros, Jurgen Klinsmann y Fredi Bobic, lesionados en el último partido contra Croacia, como había perdido antes al defensa Jurgen Kohler, que se lesionó en el minuto 13 del primer partido frente a la República Checa.

Estos hechos levantan aún más el clima triunfalista en que está sumida Inglaterra desde hace 15 días en el que los jugadores, con un poco de talento, algo de suerte y mucha lucha, han llenado de ilusión a sus compatriotas tras 30 años de mediocridad.

Por otra parte, el partido se presenta para los ingleses como una posibilidad de devolver reveses que han recibido de los alemanes desde aquella famosa final de 1966, que terminó con 4-2 para los locales y en la que a Geoff Hurst se le concedió un gol que todavía levanta escozor entre los germanos.

Los ingleses no pudieron con los alemanes en cuartos de final (3-2) en el Mundial de México de 1970, ni tampoco en semifinales en Italia-90 (1-1) tras una épica tanda de penales.

Pero, Inglaterra se encuentra ahora en una buena posición, después de haber vencido a los escoceses (2-0) y a Holanda (4-1), lo que les dio mucha confianza. Esta se hizo más fuerte tras la clasificación en los penales contra España.

Inglaterra demostró contra los holandeses que es capaz de ganar a cualquiera en un día bueno y que puede ser capaz de hacerlo contra unos alemanes que se encontrarán con un ambiente totalmente hostil, en parte debido a la campaña xenófoba desatada por los diarios populares británicos.

Los hombres de Berti Vogts pagaron a precio de oro su victoria contra los croatas el domingo en Manchester. Estamos todos rotos , confió Andreas Moeller. Queda saber si con el carisma de Matthias Sammer, las aceleraciones de Andreas Moeller, la seguridad de Andreas Koepke o la técnica de Mehmet Scholl, Alemania posee suficientes argumentos para hacer callar al público de Wembley.

El juego será a la 1:30 p.m., hora de Colombia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.