Secciones
Síguenos en:
Cómo 'se cocinó' la salida de Matamoros

Cómo 'se cocinó' la salida de Matamoros

La cuenta regresiva para la salida del general Gustavo Matamoros de las Fuerzas Militares empezó el pasado viernes, cuando el alto oficial hizo fuertes críticas sobre la forma como habían sacado trasladados a los oficiales recluidos en la PM-13, cuatro días atrás.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
24 de abril 2011 , 12:00 a. m.

Su llamado de atención por "la humillante" situación que estaban viviendo desencadenó un choque con varios generales que acudieron al Ministerio de Defensa.

Este era solo uno de los muchos episodios que ya se habían presentado y que generó dos corrientes dentro de las FF. MM.: los que consideraban a Matamoros como "una piedra en el zapato" y los que lo veían como "la esperanza del Ejército".

En varias reuniones de Estado Mayor, presididas por el almirante Édgar Cely - comandante general- y los jefes de Operaciones, Inspección, Inteligencia, Logística y Comunicaciones, el general Matamoros había expuesto sus opiniones sobre varios temas y, según fuentes cercanas al Comando, "a veces parecía que el jefe era él y no el almirante Cely porque lo anulaba verbalmente con sus planteamientos".

El Jefe de Estado Mayor Conjunto (segundo comandante de las FF. MM.), nombrado por el propio presidente Juan Manuel Santos, se había salvado dos veces de irse de la institución. En las dos oportunidades fue Santos quien intercedió para que se quedara.

En la última, por orden del ex presidente Álvaro Uribe, iba rumbo a China como agregado militar, cuando Santos decidió nombrarlo en el cargo que tuvo hasta el pasado miércoles.

"Se dice que él es un general de coctel y de la aristocracia militar del país.

Pese a esto le dieron una oportunidad y el resultado fue que no pudo trabajar en equipo", señaló una fuente del Ministerio.

Sus detractores lo acusan de hacerle mal ambiente al almirante Cely y de disociar para que lo sacaran.

"Cuando se acababan las reuniones de Estado Mayor regaba la voz (Matamoros) sobre lo inconveniente de que un marino estuviera al frente de una institución que era sostenida por soldados", señaló un oficial consultado por EL TIEMPO.

Lo que no gustó Lo cierto es que el malestar salió del Comando General y se instaló también en el Ejército, donde se rumora con mayor fuerza que el segundo comandante, el general Ricardo Vargas, ni siquiera se cruzaba el saludo con Matamoros.

A esto se sumaron los reparos que en los últimos dos meses tuvo el general sobre el fuero militar, algunas operaciones conjuntas que estaban planeadas y la compra de equipamiento militar que está en marcha.

Pero fuentes militares dicen que el malestar con el general Matamoros tiene que ver con supuestas irregularidades que él encontró en varios contratos que el Ejército y el Comando General ejecutaron.

Sobre este tema aún el general no ha dado mayor información

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.