Secciones
Síguenos en:
El invierno golpea a Bogotá y Cundinamarca

El invierno golpea a Bogotá y Cundinamarca

En máxima alerta se encuentran cinco localidades de Bogotá, mientras los municipios vecinos de Cajicá, Sopó y Ubaté viven el drama de las inundaciones.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de abril 2011 , 12:00 a. m.

La Gobernación de Cundinamarca ordenó ayer la evacuación de 700 habitantes de las veredas San Luis y Palo Gordo, de Ubaté, tras el desbordamiento del río Suta y de otras quebradas que atraviesan al municipio, que inundaron unas 10.000 hectáreas. Anoche, las autoridades permanecían atentas a los niveles de la represa El Hato, que se encontraba en su máxima capacidad.

En el sector de la hacienda presidencial Hatogrande, entre Sopó y Cajicá, se ordenó la evacuación en seis fincas y en varios condominios luego que la creciente del río Bogotá rompiera un jarillón. Las autoridades también atendieron emergencias por deslizamientos e inundaciones en Soacha, Albán, Caparrapí, Guachetá, Lenguazaque, Cucunubá, Yacopí y San Cayetano. Igualmente, la alerta roja sigue declarada en Útica, donde anoche se contabilizaron dos víctimas fatales por la creciente del río Negro. En Bogotá cerca de 40 viviendas de los barrios San Juan y Barranquillita de Usme, en el suroriente de la ciudad, están amenazadas por deslizamientos. Unas 200 personas que habitan cuatro puntos críticos de la localidad recibieron la orden de evacuar. El Distrito mantiene la alerta roja en la localidades de Kennedy, Engativá, Suba, Bosa y Fontibón.

Emergencias en el sur de Cali .

Cali. Una madrugada de miedo tuvieron ayer los habitantes de unos 20 barrios del sur de Cali y zonas de ladera del occidente por una intensa lluvia de 10 horas, que desbordó los ríos Lilí, Cañaveralejo y Meléndez, al tiempo que una empalizada del Cauca inundó el sector de Juanchito. Sectores del sur, como El Caney, Valle del Lilí, Ciudad Real y Meléndez, se inundaron. Además, cinco personas quedaron atrapadas en deslizamientos en dos casas en Siloé, pero fueron rescatadas.

Alcaldes no entregan los censos.

A pesar de que ya estaba pronosticada, la segunda ola invernal cogió a muchos municipios y departamentos desprevenidos, sin haber avanzado en las obras que podían reducir la ocurrencia de nuevos desastres y sin la debida atención prioritaria a los ahora casi 3 millones de damnificados.

El contralor general delegado en el tema invernal, Felipe Córdoba, advirtió que sólo 286 alcaldes han entregado la cifra de afectados que requiere el Dane para completar el Registro Único de Damnificados (Reunidos) y poder así distribuir las ayudas. A los mandatarios atrasados, que ya habían tenido un llamado de atención por parte del ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, los salvó la campana, porque el recrudecimiento de la temporada invernal hizo que la semana pasada el Gobierno extendiera el plazo para completar esos reportes hasta el 10 de junio próximo.

"El número de municipios que se estableció para entregar información de damnificados es de 960, de los cuales, sólo han hecho la tarea 286", indicó el contralor delegado.

El presidente Juan Manuel Santos informó el jueves que hasta el momento el Gobierno Nacional ha desembolsado 317.000 millones de pesos para ayuda humanitaria. Y dijo que a los gobernadores y alcaldes se les ha entregado 203 mil millones, a los que se suman 114 mil millones entregados por la Dirección de Riesgos.

Alud sepultó a dos niños.

Medellín. Unas cuatro horas duraron ayer los intentos de poder sacar con vida al niño Samuel Tobón, de 5 años, quien falleció junto con su primo Santiago, de 12, luego de que un alud cayó sobre su casa.

En la vereda El Platanito, de Barbosa, en el norte del valle de Aburrá, había llovido toda la noche y estaba escampado, cuando, a las 6 de la mañana, una gran masa de tierra se derrumbó desde la montaña y tumbó la losa de la residencia en la cual dormían los pequeños. Ahí también estaban Isabel Cristina Tobón, de 20 años, madre de Samuel; Edílmer Hernán Sánchez, de 23, su padrastro, y Hernán Darío Sánchez, de 50. Hacia las 9 de la mañana los bomberos ya habían rescatado el cuerpo de Santiago y a los tres adultos con heridas y fracturas, concentrando sus esfuerzos en tratar de sacar con vida a Samuel.

Los socorristas habían escuchado los lamentos del niño y buscaron afanosamente cavar un orificio para prestarle primeros auxilios, pero no lograron rescatarlo. "El sitio era demasiado reducido: se trató incluso de brindarle aire pero no se pudo", relató el teniente Carlos Cataño, de los bomberos de Girardota.

Las autoridades ordenaron la evacuación de cinco fincas vecinas. En Medellín, las lluvias ocasionaron daños de consideración en 6 viviendas y fueron evacuadas 22 más en Manrique

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.