EL ANTÍDOTO CONTRA LA RECESIÓN

EL ANTÍDOTO CONTRA LA RECESIÓN

Uno de los grandes misterios del actual mal momento económico por el que atraviesa Estados Unidos es el hecho de que el gasto de los consumidores ha permanecido relativamente fuerte, a pesar de los despidos y de las debilitadas condiciones de negocios-.

30 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Uno de los grandes misterios del actual mal momento económico por el que atraviesa Estados Unidos es el hecho de que el gasto de los consumidores ha permanecido relativamente fuerte, a pesar de los despidos y de las debilitadas condiciones de negocios-.

Para entender una de las razones que explican esta aparente paradoja hay que conocer a Paul Campbell.

El ejecutivo de cuentas de una compañía de computadoras de Phoenix obtuvo US$32.000 en efectivo usando una técnica cada vez más popular: el refinanciamiento de su hipoteca. Campbell, de 44 años, y Beth, su esposa, están asignando parte del dinero para pagar sus tarjetas de crédito y otras deudas. Pero también se están dando algunos lujos, cuenta Campbell, incluyendo un sistema de aire acondicionado de US$3.600 y una gigantesca televisión con sonido surround por US$1.700. También están considerando comprar un apartamento para su hijo, que está por entrar a la universidad.

El refinanciamiento hizo que los pagos mensuales de la hipoteca de su casa, valorada en US$230.000, subieran en US$200, a alrededor de US$1.400. Pero esta familia, que el año pasado tuvo ingresos totales por US$99.000, ni siquiera sentirá el aumento, pronostica Campbell. Es más, insiste, el dinero que les sobrará del refinanciamiento está haciendo que todo el mundo en la casa respire un poco más tranquilo .

En todo EE.UU., deudores como los Campbell se apresuran a aprovechar el valor en alza de sus propiedades. Y el dinero que han logrado estrujar de los refinanciamientos ha ayudado a mantener en ascenso el gasto de los consumidores, en una tasa anualizada del 3,1% en los cinco primeros meses del año. Los economistas deducen que esta actividad de refinanciamiento ha contribuido a casi la mitad del 1,2% de crecimiento anualizado del Producto Interno Bruto (PIB) de EE.UU. en el primer trimestre, y puede que aún ayude a que el país evite una recesión.

El estabilizador verdaderamente importante de la economía en este minuto es el dinero que está saliendo de los hogares , dice Sung Won Sohn, economista jefe de Wells Fargo & Co., uno de los mayores prestamistas hipotecarios de EE.UU.

Usando información del gobierno y de la industria hipotecaria, la consultora Economy.com estima que en los primeros seis meses de este año se refinanciaron créditos hipotecarios por un valor de US$495.000 millones.

Los consumidores, a su vez, han sacado unos US$33.000 millones en efectivo de estas transacciones. Ambos montos son casi tres veces más altos que los del mismo período de 2000.

Los economistas estiman que los deudores en lugar de pagar sus deudas no hipotecarias, han optado por gastar más de su recompensa en efectivo que en otras épocas de fuerte refinanciamiento. Los prestamistas y otros en el negocio dicen que los estadounidenses en general están obteniendo entre US$20.000 y US$40.000 por refinanciar, bastante más que durante la última ola de transacciones, en 1998.

Alan Greenspan, el presidente de la Reserva Federal de EE.UU., en su testimonio de la semana pasada ante el Congreso reconoció que este año la solidez del gasto de los consumidores ha sido ayudada en parte por el rápido y continuo crecimiento del valor de mercado de las casas, del que se está extrayendo una importante cantidad de capital .

Históricamente, los consumidores estadounidenses han reducido drásticamente sus gastos en épocas de desaceleración, a medida que crecía el desempleo y caía el valor de los activos, incluyendo el de las propiedades.

En esta ocasión, sin embargo, los precios de los hogares subieron un 8,9% el año pasado, según la estatal Dirección Federal de Supervisión de Empresas de Inmuebles. Se trata, según las cifras de la entidad, del mayor incremento anual desde 1979.

Mientras tanto, las hipotecas se mantienen bajas. Según Freddie Mac, organismo semigubernamental, la tasa fija promedio de una hipoteca a 30 años se ha movido entre el 6,9% y el 7,2% este año, en comparación con un 8,6% de mayo de 2000, el nivel más alto de los últimos 18 meses.

Por qué los precios de los hogares parecen desafiar las leyes de la gravedad?.

Las posibilidades incluyen el atractivo nivel de las tasas de interés de las hipotecas, que alientan a los compradores, y el traslado de dinero desde los mercados accionarios hacia los bienes raíces.

Otro factor puede ser el marketing agresivo de parte de las instituciones financieras, que de esta manera compensan la caída de las ganancias provenientes de los créditos comerciales.

En un típico caso de refinanciamiento en efectivo, el prestatario recibe una nueva y más alta hipoteca, que refleja un aumento en el valor tasado de la casa.

La antigua hipoteca es saldada y el prestatario toma toda o parte de la diferencia en efectivo.

Si parece que se gana algo sin poner nada, no es así. La nueva tasa de interés suele ser más baja, pero los pagos mensuales a menudo suben ya que el nuevo crédito es mayor.

Simplemente están posponiendo su obligación para el futuro , explica Sohn, de Wells Fargo & Co.

Los refinanciamientos en efectivo, que existen hace bastante tiempo pero que no despegaron hasta los 90, tienden a entrar en auge durante períodos de tasas bajas, como han sido los últimos seis meses.

Una manera diferente de aprovechar el capital de la vivienda es pedir una segunda hipoteca, también conocida como préstamo sobre el valor acumulado de una residencia. Algunos prestamistas consideran esta alternativa poco atractiva porque este segundo crédito suele acarrear una tasa de interés más alta.

La estrategia, en todo caso, tiene sus riesgos. Greenspan advirtió, en su testimonio ante el Congreso, que uno de ellos es que el impulso obtenido por la refinanciación no baste para compensar las pérdidas de los mercados bursátiles. Además, si el auge de los refinanciamientos pierde fuerza antes de un repunte de la economía, el consumo podría caer abruptamente.

Otra posibilidad es que al decaer los ingresos de los hogares, los consumidores que habían gastado a manos llenas debido a los refinanciamientos, encuentren problemas para cumplir con sus nuevos pagos.

No se trata de posibilidades hipotéticas. En California, a inicios de los 90, una desaceleración económica impidió que muchos propietarios pudieran pagar sus hipotecas. Muchos de ellos tuvieron que declarar una moratoria sobre sus préstamos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.