Secciones
Síguenos en:
Alerta roja en cinco localidades de Bogotá

Alerta roja en cinco localidades de Bogotá

La duplicación del volumen de las lluvias y el aumento de las áreas afectadas por el desbordamiento del río Bogotá, en terrenos del norte y el occidente de la capital colombiana, han puesto a más de 300.000 bogotanos, que viven en las zonas ribereñas, en alto riesgo para una inundación. Y hay otros centenares de habitantes que viven en las faldas de los cerros orientales expuestos a un alud, en cualquier momento.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de abril 2011 , 12:00 a. m.

Por estas razones, el alcalde mayor de Bogotá, Samuel Moreno, elevó ayer la alerta amarilla y decretó la alerta roja, para las localidades que limitan con el río: Suba, Engativá, Fontibón, Kennedy y Bosa.

Al mismo tiempo, fueron declaradas en alerta naranja Usaquén, Chapinero, San Cristóbal, Rafael Uribe, Ciudad Bolívar, Santa Fe y Usme. Esto debido a que los suelos en los cerros están saturados y muestran el peligro de presentar remociones en masa.

Bogotá, a estas alturas, está prácticamente cercada por los primeros desastres invernales.

Ayer en la madrugada, en la frontera norte con Chía, las aguas de los ríos Bogotá y Frío amanecieron desbordadas y cubrieron cultivos y pastizales.

Quienes circularon por esas zonas solo vieron una inmensa laguna barrosa, a ambos lados de la vía Chía-Bogotá. La Autopista Norte también fue flanqueada por el río Bogotá, que obligó a los conductores a circular a baja marcha por un solo carril, de los cinco que tiene, y a soportar los gigantescos trancones.

"Tocó pasar muy despacio, porque el panorama es desalentador. Nunca había visto algo así. Siento miedo, porque dicen que va a seguir lloviendo", manifestó Olga Rojas, habitante de Chía.

Para Juan Carlos Duque, que viajaba de Zipaquirá a Bogotá, "lo aburridor no solo es el trancón, sino que por el estancamiento del agua, el sector huele mal y eso empeora la situación".

Esos pésimos olores ya se advierten en otras áreas anegadas por el río capitalino, como Torquicua y el parque la Florida, en Engativá; Isla del Sol, en Bosa, y Tibabuyes, en Suba, donde ayer el agua espesa anegó cinco viviendas.

En puntos como Gibraltar (Kennedy), el caudal está a 20 centímetros del rebose, según la Empresa de Acueducto.

La vía Cota-Suba continuó cerrada por estar bajo el agua.

Los derrumbes, a su vez, cayeron en los cerros del norte, en el kilómetro 2, vía a La Calera; en Bella Suiza y en el centro, en Las Aguas. Ningún predio o residente resultaron afectados.

Las alertas declaradas permitieron al Distrito decretar la urgencia manifiesta. La Administración Distrital destinó 60.000 millones de pesos para ejecutar obras prioritarias, que ayuden a enfrentar la emergencia invernal.

La Unidad de Mantenimiento Vial dispuso 4.000 metros cúbicos de material para elevar los jarillones del río en Fontibón y Bosa.

Además, hay 3.000 socorristas y policías listos para atender las emergencias, durante las 24 horas del día.

Hasta ayer, el Fondo de Prevención y Atención de Emergencias (Fopae) había evacuado 1.967 personas, entre ellas 798 menores, que vivían en predios afectados por los derrumbes o tienen ese riesgo, como en Tocaimita (Usme), pero, aquí, más de una familia se niega a salir del lugar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.