UN VIVA POR EL COLE

UN VIVA POR EL COLE

La plaza del Metropolitano de Barranquilla fue suspendida por tres fechas, ante los incidentes violentos registrados al finalizar el partido de fútbol en el que quedó eliminado el Atlético Junior. La sanción estaba más que ganada pues no era la primera vez que ocurrían durante el transcurso de la Copa Mustang 1996 y la Federación estaba al tanto, yo diría, esperando cayera la gota que rebosara la copa.

25 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Para algunos, el hecho no reviste mayor importancia porque supuestamente suceden a diario en todos los estadios del mundo . Para otros, se trata de una delicada situación a la que hay que ponerle una contención inmediata, así sea apenas coyuntural, como son las medidas que concibieran las autoridades departamentales y municipales: con miras a los encuentros que debe realizar en la ciudad la Selección Colombia por las eliminatorias del Mundial Francia 98 . Las dos percepciones del fenómeno --a mi juicio-- carecen de objetividad.

La primera, por pretender tapar el sol con las manos al asumirlo como un suceso casual , provocado posiblemente por el calor y la efusividad de los seguidores del equipo local ante el error de un árbitro o ante la indisciplina de los jugadores. La segunda, por creer que la fiebre está en las sábanas y no en el enfermo, imponiendo una serie de prohibiciones que no vienen al caso e impiden disfrutar del espectáculo deportivo que entiendo, debía servir como catalizador de las diferencias, de las desigualdades y también como un factor de formación de la cultura urbana.

Es cierto, no creo que podamos establecer un paralelo entre las acciones de los hooligans de Inglaterra u Holanda y las de las barras bravas de Argentina, con lo ocurrido en el Roberto Meléndez el domingo antepasado, ni punto de comparación. Lo que allá se vive con una pasión desmedida e irracional, nosotros aún lo vivimos como una fiesta; mientras ellos pretenden ganarse los partidos desde las tribunas, nosotros seguimos prefiriendo las calidades futbolísticas en la cancha, la garra y el amor que le pongan los once jugadores al compromiso.

Es precisamente lo que debemos destacar y estimular en lugar de reprimir, los valores que la sociedad ha ido progresivamente perdiendo, los que todavía expresa el aficionado colombiano en todos sus estadios, con entusiasmo, con la salsa del Grupo Niche --como lo hizo el América en el partido con el River Plate-- o la de Joe Arroyo, para generar ambientes más afines a las motivaciones de los espectadores, estableciendo medidos controles, no exageradas formalidades, que nos llevarán a entregarles, en últimas --como en La Bombonera o en Wimbley-- los escenarios deportivos a los vándalos.

No es desconociendo ni sobrevalorando como vamos a evitar que el público que asiste a los estadios se sienta seguro en las tribunas, es detectando los focos de perturbación que no siempre tienen nombres ni de barras , puesto que ellos también podrían estar en la organización misma del campeonato, en el comportamiento poco ético de los árbitros y el de algunos jugadores, en los comentarios periodísticos o por qué no, en la policía que debe velar por la conservación del orden en el estadio y para quienes no existe ni siquiera una sola recomendación en el paquete de medidas adoptado por el Consejo de Seguridad del Atlántico.

Acaso ya nos olvidamos que el Cole fue hecho en Barranquilla, que ese símbolo de la hermandad y el patriotismo que se descuelga en las tribunas no es uruguayo ni argentino, es de aquí, es colombiano, para más señas costeño y expresión inequívoca de nuestro modo de ser Caribe, espontaneo e incondicional, al que tenemos más bien que ofrecerle, antes que negarle, las mejores condiciones para que la euforia se manifieste en todo su esplendor y colorido.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.