Secciones
Síguenos en:
Nazis, de criminales a espías en la nueva Alemania

Nazis, de criminales a espías en la nueva Alemania

Bruselas. El reciclaje de cientos de criminales nazis se hizo a través de las cloacas de la administración alemana de posguerra. Según una investigación del semanario Focus, unos 200 nazis sospechosos de crímenes contra la humanidad trabajaron, tras la Segunda Guerra Mundial, para los servicios de Inteligencia de la Alemania Federal y de la teóricamente neutral Austria.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
17 de abril 2011 , 12:00 a. m.

Era conocido que cientos de criminales nazis se convirtieron en espías tras la guerra. Pero Focus devela un caso devastador para el buen nombre de la Inteligencia alemana: Joseph Karl Silberbauer, el oficial de las SS responsable de la detención y deportación de Ana Frank -la niña judía holandesa que dejo un diario que todavía sacude las conciencias- y su familia, trabajó como agente de Inteligencia de la Alemania Occidental.

La investigación de Focus, basada en un libro de reciente aparición, Agentes dobles desenmascarados, del antiguo editor de Spiegel, Peter-Ferdinand Koch, muestra cómo los servicios de Inteligencia alemanes y austríacos capturaron a criminales nazis, muchos de ellos implicados, como Silberbauer, en la maquinaria del Holocausto, y les permitieron así un refugio tranquilo y un buen salario durante décadas, evitándoles tener que enfrentarse a los tribunales. El libro de Koch explica el papel que jugaron los servicios de inteligencia para emplear y esconder a Silberbauer y a otros importantes nazis. Silberbauer fue usado por la Inteligencia alemana -el BND- como infiltrado en organizaciones nazis de posguerra e informó sobre supuestos grupos comunistas durante una década.

A la vez, tenía un empleo como inspector de Policía en Viena. Las autoridades austríacas de la época dijeron que el nazi sólo había cumplido órdenes durante la Segunda Guerra y lo exculparon de cualquier muerte.

El libro, de casi 500 páginas, bebe de fuentes de los archivos de la CIA y de los archivos federales nazis que se guardan en Coblenza (Alemania). En ellos, hay pruebas de que al menos 200 nazis trabajaron para la Alemania Federal tras la guerra, la mayoría como espías.

A órdenes de Eichmann Silberbauer estuvo, durante la guerra, a órdenes de Adolf Eichmann, el oficial secuestrado por el Mossad israelí en Argentina, donde se escondía tras una identidad falsa, y luego fue juzgado y colgado en Israel en 1962. El SS trabajaba en el temido IVB4, las oficinas centrales que gestionaban el envío de judíos a los campos de concentración y exterminio.

El caza nazis Simon Wiesenthal encontró a Silberbauer en 1963 y lo denunció a la Policía austríaca, que abrió una investigación y lo suspendió de sus funciones policiales. Entonces, Silberbauer reconoció a diarios holandeses que él había detenido a Ana Frank.

Pasó por esa investigación y reconoció haber dirigido la captura de Frank mientras trabajaba como espía para Alemania. El padre de Ana Frank, Otto, el único superviviente de la familia, siempre dijo que a quien había que castigar no era a Silberbauer, sino al holandés que filtró el dato de que en aquella buhardilla se escondía una familia judía. Ese hombre nunca fue encontrado.

Thomas Heppener, director de la Casa Ana Frank en Berlín, dijo a la agencia Reuters que "los antiguos nazis trabajaron donde quisieron después de la guerra. Llegaron a ministros, diplomáticos, a canciller, incluso. Que los servicios secretos no mediten sobre su pasado es lamentable".

.

Ana y su diario, una tragedia .

Ana Frank fue la autora de un diario en el que contaba su vida y la de su familia, escondidas en la buhardilla de una casa hasta su captura por parte de los nazis, en 1944.

Ana y los suyos fueron enviados al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde la niña murió de tifo en 1945.

Su diario, un 'best-seller' que ha superado magníficamente el paso del tiempo y es lectura obligatoria en los colegios de medio mundo, fue descubierto por una vecina tras la deportación, y constituye uno de los monumentos literarios más valiosos sobre la persecución de los nazis a los judíos.

200 Nazis trabajaban como espías Según una investigación de 'Focus', unos 200 nazis sospechosos de crímenes contra la humanidad trabajaron, tras la Segunda Guerra, para la Inteligencia de Alemania Federal.

6 millones de judíos muertos Durante el Holocausto nazi, alrededor de seis millones de judíos fueron asesinados por las fuerzas de Adolfo Hiltler en un sistemático y siniestro plan de exterminio.

70 países en la segunda guerra Más de 70 países tomaron parte en la Segunda Guerra Mundial, que se desató entre 1939 y 1945, y que dejó millones de muertos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.