AMÉRICA QUEDÓ CON EL CRESPO HECHO

AMÉRICA QUEDÓ CON EL CRESPO HECHO

Difícilmente la historia del fútbol mundial registrará un equipo más negado para las hazañas que el América de Cali, que anoche cayó 2-0 contra River Plate en el estadio Monumental de Buenos Aires y, por cuarta vez, vio cómo la Copa Libertadores se le escapó de las manos.

27 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Dos errores defensivos, a los 6 minutos del primer tiempo y a los 14 del segundo, ambos capitalizados por el delantero Hernán Crespo, le echaron a perder la fiesta al subcampeón colombiano, que había ganado hace ocho días (1-0) y con el empate se coronaba.

En 1985, contra Argentinos Juniors, fue la equivocación de Antony De Avila en el cobro de los tiros penaltis. En 1986, contra el mismo River Plate, la superioridad de la banda dirigida por Norberto Beto Alonso y Juan Gilberto Funes (q.e.p.d.), acabó con la ilusión. Y, en 1987, cuando solo faltaban 20 segundos para la celebración, el uruguayo Diego Aguirre le entregó los honores al Peñarol.

A los 6 minutos, en una mala salida de la defensa americana, Ariel Ortega, la verdadera pesadilla para la zaga escarlata , ganó la espalda de Foad Máziri y lanzó el centro, que no pudo ser controlado por Jorge Bermúdez y cayó a los pies de Crespo, que la metió.

América lucía descontrolado, no tenía manejo del balón y sus delanteros estaban completamente aislados. River era una tromba impulsada por el aliento de 82 mil espectadores que colmaron las tribunas del Monumental.

Por eso, el arquero Oscar Córdoba comenzó a erigirse en figura, al detener, a los 24 y 27 minutos, jugadas de riesgo. Primero, cuando encaró a Ortega y, después, cuando anticipó a Crespo.

Para el segundo tiempo, América salió con otra actitud, dispuesto a vender cara su derrota. El 1-0, al fin de cuentas, lo llevaba a la lotería de los tiros penaltis, pero, el empate significaba la gloria.

Dos veces, a los 8 y 10 minutos, el diminuto Henry Ferry Zambrano desperdició el tanto del empate. En la primera, luego de una genial jugada de De Avila, que lo dejó solo y la elevó. Luego, tras habilitación de Frankie Oviedo, y el delantero se enredó.

Entonces, sucedió lo increíble. En una jugada aislada, con un balón al vacío esquinado, el arquero Córdoba, hasta ese momento la figura, salió a jugarla en vez de botarla a la tribuna. Su rechazo cayó a los pies de Ortega, que centró directo a la cabeza de Crespo, que la anidó ante un Bermúdez impotente.

De ahí en adelante fue un forcejeo constante: las trabas del River Plate y la incapacidad del América. El equipo colombiano pagó sus errores y se llevó una mayúscula frustración.

Alineaciones: River Plate: Burgos; Díaz, Ayala, Rivarola y Altamirano; Escudero (Gómez), Almeyda, Cedrés y Ortega (Sorín); Francescoli y Crespo (Gallardo).

América: Córdoba; Cabrera, Bermúdez, Asprilla, Dinas y Máziri; Berti, Oviedo y Escobar; De Avila y Zambrano.

Arbitro: Julio Matto, de Uruguay.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.