BATALLA RELIGIOSA EN JERUSALÉN

BATALLA RELIGIOSA EN JERUSALÉN

Graves disturbios se vivieron ayer en Jerusalén por el anuncio de que un grupo radical judío colocaría la primera piedra del llamado Tercer Templo en la Explanada de las Mezquitas.

30 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Graves disturbios se vivieron ayer en Jerusalén por el anuncio de que un grupo radical judío colocaría la primera piedra del llamado Tercer Templo en la Explanada de las Mezquitas.

Al menos 30 palestinos y 15 policías israelíes resultaron heridos en la jornada, la más violenta de los últimos meses en la ciudad santa.

Los enfrentamientos tuvieron su origen en la pretensión del grupo derechista y ultranacionalista Los Fieles del Tercer Templo de colocar la primera piedra de un nuevo santuario judío justamente en el lugar conocido como "Haram es-Sharif", o Explanada de las Mezquitas, donde se ubican las de Omar y Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes tras las de La Meca y Medina.

Los Fieles del Monte del Templo tenían la autorización del Tribunal Supremo israelí para cumplir su propósito. Pero centenares de palestinos y árabes israelíes acudieron desde primera hora a rezar a la Explanada, para impedir cualquier intrusión de los extremistas israelíes.

Los choques comenzaron cuando decenas de palestinos comenzaron a lanzar piedras a los miles de fieles judíos que se encontraban frente al Muro de los Lamentos, último vestigio del Templo y principal lugar del judaísmo. Cuatrocientos policías israelíes tomaron la Explanada usando gases lacrimógenos, bastones y balas de goma.

La policía también tuvo que actuar contra unos cincuenta radicales israelíes que trataron de penetrar en el Monte del Templo, como llaman los judíos a la Explanada de las Mezquitas.

Ayer, día 9 del mes de Av, según el calendario judío, se cumplía el aniversario de la destrucción del Primer Templo, el del rey Salomón, por parte del emperador babilonio Nabucodonosor, y del Segundo Templo, el de Herodes, en el año 70 d.C, por orden del emperador romano Tito. Ambos hechos se conmemoran con ayuno y oración.

De Teherán a Rabat, pasando por la Autoridad palestina, el asunto fue unánimemente calificado como una provocación de Israel al mundo islámico.

Juegan con fuego con el riesgo de llevar a la región a una guerra de religión. Se trata de una provocación pura y dura, un desafío a los árabes, a los musulmanes y a la comunidad internacional , dijo Nabil Abu Rudeina, consejero del presidente palestino Yasser Arafat.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.