Secciones
Síguenos en:
'Yo no ordené la muerte de mi esposa': concejal

'Yo no ordené la muerte de mi esposa': concejal

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de abril 2011 , 12:00 a. m.

El concejal Vladimir Melo Carrillo negó haber ordenado el crimen de su esposa, Alejandra Díaz Lezama, el 17 de julio del 2009, aunque reconoció haberle sido infiel y que ella sufrió mucho cuando le descubrió un video en el celular en el que él aparecía con otra mujer.

Melo, acusado por la Fiscalía de haber contratado a sicarios para que asesinaran a su mujer, compareció ayer en su juicio, como último testigo de la defensa, en una jornada que incluyó llanto, cuando recordó el día en que murió Alejandra, y un grito, acompañado de un golpe sobre la mesa, mientras era interrogado por el fiscal del caso.

Según Melo, Alejandra se enteró de su infidelidad porque él se la confesó en enero del 2009. Amigos y familiares de la víctima testificaron esta semana que ella habría descubierto la infidelidad por el video.

En plena diligencia, el concejal empezó a llorar mientras recordaba cómo supuestamente descubrió el cadáver de su esposa, dentro de un armario de su propia casa. Señaló que su reacción de dolor fue lanzar unas fotos al suelo y tirarse al piso en señal de desesperación, cuando un paramédico le confirmó que estaba muerta. Alejandra recibió un tiro en la cabeza de un hombre que esta semana dijo haberlo hecho porque el concejal Melo pagó para que la matara y le facilitó la llave para entrar a la casa.

A instancias de su defensor, que busca demostrar que Díaz Lezama fue asesinada en medio de un hurto, Melo dijo que el día del crimen desapareció de su casa el frontal del radio de un carro, un videojuego de uno de sus hijos y 11'628.000 pesos que él tenía guardados en unos tarros. Afirmó que ese dinero lo iba a destinar a restaurar una maqueta de Bogotá que hay en el parque Nacional, como parte de un acto con motivo de su posesión como concejal.

Melo reconoció que había visto a dos de los sicarios, Luis Enrique Rivera, alias el Guamo, y a Víctor David Jiménez, pero aseguró que al primero lo conoció como un mecánico que le presentó un reinsertado que vivía cerca de su casa y al segundo porque después del crimen se acercó a él para decirle que tenía información sobre el crimen de su esposa. Aseguró que Díaz Rivera fue en dos oportunidades a su casa para arreglarle el carro, y que, el día de la captura, cuando comparecieron a audiencia, se sorprendió al verlos involucrados en el homicidio.

El juicio finalizará el 29 de abril, cuando las partes presentarán los alegatos finales y el juez dará a conocer el sentido del fallo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.