LA GRIPA DE BUSH

LA GRIPA DE BUSH

Desde su precario triunfo electoral, al presidente Bush parecen estar cruzándosele los cables, al menos en lo que respecta a la difícil política exterior. Paradójicamente, pese a su papel de primer líder mundial, estructura una política de lanza en ristre contra el mundo.

29 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Desde su precario triunfo electoral, al presidente Bush parecen estar cruzándosele los cables, al menos en lo que respecta a la difícil política exterior. Paradójicamente, pese a su papel de primer líder mundial, estructura una política de lanza en ristre contra el mundo.

No solo puso en marcha el proyecto antimisiles, a pesar de los compromisos previos; no apoyó la Corte Penal Internacional, creada para impedir la impunidad de genocidas; se abstuvo de firmar el Protocolo de Kioto contra el calentamiento global y se negó a apoyar el acuerdo sobre el tráfico ilícito de armas ligeras, que causa mil muertos diarios, sino que esta semana soltó otra carga de profundidad al bloquear, en Ginebra, el borrador de un acuerdo que permitiría establecer la Convención Internacional contra las Armas Biológicas, la más cruel y repugnante arma, que viola no solo normas humanitarias, sino las inhumanas de la guerra.

Si bien se esperaba un cambio de 180 grados en la política estadounidense con el acceso republicano al poder, dado los personajes de que se ha rodeado el presidente, nadie hubiera podido adelantar que desafiara tal número de proyectos que tienden (algunos tímidamente, es cierto, pero algo es algo) a lograr cooperación internacional en beneficio de la Humanidad. Lo peor es, como lo dijo un editorial de este diario, que muchas de estas posiciones privilegian intereses altamente allegados al equipo que acompaña al presidente . Y, lo peor de lo peor, Estados Unidos tiene largo rabo de paja en cada uno de los temas de fricción.

Kofi Annan ha estado encendiendo alarmas a diestra y siniestra durante su reconocida gestión como Secretario General de la ONU. Por ejemplo, que el mundo está inundado de armas pequeñas y ligeras. Hay 500 millones, lo que daría un promedio aterrador de un arma por cada 12 habitantes de la Tierra. La mayoría son legales. Claro. Pero las otras se compran fácilmente y algunas, como un fusil de asalto AK-47, puede costar tan solo 15 dólares. Con poco entrenamiento, hasta un niño puede manejarlas.

El BID estima que los costos directos e indirectos de la enorme violencia que portan estas pequeñas armas es de 140 mil a 170 mil millones de DOLARES, en SOLO América Latina. Las mujeres y los niños son sus principales víctimas. Este acuerdo busca combatir a comerciantes inescrupulosos, funcionarios corruptos, organizaciones de traficantes de drogas, terroristas y bandidos, que siembran la muerte a lo largo y ancho del planeta. El Protocolo de Kioto establece que el calentamiento de la Tierra es un hecho. Y en América Latina hay pruebas al canto: el nevado de Quelccaya, en Perú, por ejemplo, se está derritiendo.

Los satélites muestran una grieta enorme en su superficie, y, según Lonnie Thompson, glaciólogo de la Universidad de Ohio, el deshielo está ocurriendo más rápido de lo esperado. Para finales del siglo se calcula que la temperatura podría aumentar entre 1,3 y 4 grados centígrados, con el consecuente aumento del nivel del mar y el despelotamiento global del clima. En cuanto a las armas biológicas, podrían ocasionar pestes terribles de viruela (ya erradicada) o, como el sarín, producir quemaduras en las vías respiratorias y muerte por asfixia a poblaciones enteras, previos cuatro días de agonía.

El mundo, perplejo ante tanta arrogancia, ha empezado a buscar explicaciones en el currículum de Bush. Y encontrado detalles en su niñez, su adolescencia y lo que Time Magazine llamó una vez temprana madurez . Para empezar, lo que un compañero de colegio declaró: Era muy escéptico respecto del pensamiento colectivo. Se mantenía al margen de la masa . Pero una cosa es un niño con una pistola de juguete y otra cosa el hombre más poderoso del mundo, con un arsenal nuclear y un botón rojo. Convendría leer su biografía para entender su idiosincrasia. Al fín y al cabo, gústenos o no, si estemani tose, a todos nos da gripa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.