Secciones
Síguenos en:
Autopista legislativa, sin metro

Autopista legislativa, sin metro

Aclaro que votaré el Plan de Desarrollo sin que signifique que aprobaré todo lo planteado por el Gobierno.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de abril 2011 , 12:00 a. m.

La Unidad Nacional no es sinónimo de unanimismo ni subordinación. Desde hace varios años el Plan Nacional ha dejado de ser la bitácora del Gobierno para convertirse en un presupuesto ampliado a su máxima expresión, donde el ejecutivo populista del momento permitía al Congreso incorporar toda clase de proyectos en su afán de lograr el pupitrazo a muchos artículos de ley que pretendían soterradamente efectuar reformas sin la pertinente discusión legislativa. A este mecanismo lo he llamado autopista legislativa, y en esta ocasión pretendieron el aumento de la edad de pensión, pero afortunadamente el presidente Santos nos escuchó y decidió retirarlo para que haga parte de una reforma pensional. Otros casi goles que hemos atajado son: una reforma tributaria territorial, la modificación del impuesto predial, el cobro de peajes a las motos, revivir las vigencias futuras y acabar el ISS con otro 'articulito'. Como estos hemos desmontado más de 15 'mico-leyes'. El festín de obras tampoco ha brillado por su ausencia. En cada una de las audiencias regionales se incluyen la mayoría de las peticiones, a sabiendas de que no tendrá resultados. Por eso estamos pidiendo que se clarifiquen las obras prioritarias y las que tienen ley precedente, así como asignarles disponibilidad presupuestal. El Gobierno tiene claro que el monto máximo de inversión no puede exceder los 564 billones, pero lo triste es que las obras incorporadas hasta ahora pueden ser cinco veces dicho valor. A este Plan le falta incluir gran cantidad de proyectos macro que ya tienen Conpes y vigencias futuras aprobadas, como el metro de Bogotá, el tren de cercanías de Cundinamarca y la descontaminación del río Bogotá. Por eso, estoy incorporando un artículo que dé prioridad en la inversión a la terminación de obras inconclusas de beneficio regional, pues de no hacerlo estos proyectos no podrán recibir un sólo peso del Estado para su ejecución en este cuatrienio.

Hay que clarificar que por estar incluidos los proyectos en el Plan no asegura que se deban realizar las obras, lo que los convierte en letra muerta para manipular. Ya gané la demanda contra el Plan de Desarrollo del Gobierno anterior, por resucitar los auxilios presidenciales, permitiendo al Mandatario girar sin ley límite en sus sábados felices, y tumbé la lista de mercado de obras.

Comparto la opinión de varios analistas en relación con la ausencia de políticas claras en los sectores agrícola e industrial. Considero que la locomotora de ciencia, tecnología e innovación es difusa, ya que no está claro a cuáles sectores va a jalonar. El gran problema del desempleo queda sin solución, pues la concentración de proyectos en ramos que no lo generan hace poco viable la reducción de un dígito de este. La gran preocupación se debe centrar en la viabilidad fiscal, porque la financiación se halla afectada por el déficit y los efectos de la ola invernal, que sumados a la posibilidad de no cumplirse la inversión privada, presupuestada por encima del 30% del total de la inversión, daría al traste con lograr los objetivos previstos. Espero que el Gobierno cambie la senda y dejemos atrás el populismo y la politiquería.

sanchezca42@hotmail.com .

helgon

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.