MERECEN OTRA OPORTUNIDAD

MERECEN OTRA OPORTUNIDAD

Después de la tempestad viene la calma. Muy dolorosa y triste la derrota del América, entre otras cosas porque no fue un superequipo el que le ganó, pero de todas formas el elenco escarlata no puede tirar por la borda el trabajo que echó a andar y que lo trajo hasta la instancia final.

28 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Para que repicar en los errores, para que martirizarse recordando el monumental obsequio de Córdoba, los desatinos de Alex Escobar, la mala noche de De Avila, la fragilidad de Dinas y Asprilla, los nervios de Cabrera y Máziri.

No, más bien hay que sacarle partido a esta nueva experiencia, porque hay jugadores con un enorme futuro que si aprendieron la lección, estarán más curtidos para futuras presentaciones. El promedio de 24 años que tiene el plantel da para pensar que todavía hay mucha tela de donde cortar.

Esta nueva camada de los Oviedo, Hernández, Máziri, Dinas, Asprilla y hasta el mismo Zambrano, se merece una nueva oportunidad. Sí, claro, hay que buscar algo más de talento en la mitad, lo mismo que otro goleador que bien acompañe a De Avila o que asuma ese papel.

Por nómina, por edad, y hasta por el técnico (hay que recordar que le estuvieron buscando reemplazo hasta hace 15 días), nadie creía que América llegaría a disputar la final.

La disputó y la perdió, es cierto, pero entonces llega el momento de las reflexiones como para pensar que fueron los propios directivos los que llevaron a desestabilizar el grupo.

No es fácil acostarse sabiendo que se está sacando adelante una gran campaña, en el torneo local y en la Copa Libertadores, y que a la mañana siguiente la radio, la televisión o los periódicos señalen que Gerardo González Aquino, Daniel Silguero, Ricardo Gareca o Marcelo Bielsa suenan para orientar al América.

Es más, es enorme el mérito de este grupo para avanzar hasta donde avanzó y seguir, además, con posibilidades de clasificar, al menos, para la Copa Libertadores del año entrante.

Con ese ambiente poco favorable dentro de la misma casa, con partidos miércoles, jueves, domingo, miércoles, jueves; viaje, venga, entrene, viaje, venga, entrene, el ser subcampeón de la Copa tiene un mérito grande.

Así las cosas, ojalá en estos momentos haya la suficiente cabeza fría para analizar el futuro. Si con hombres tan experimentados como Roberto Cabañas, Willington Ortiz, Gareca, González Aquino, Juan Manuel Battaglia o Julio César Falcioni y con el absoluto respaldo de la parte directiva, no se logró la corona, pues era más complicado que estos muchachos pudieran conseguir la hazaña.

Que el equipo necesita refuerzos, queda en evidencia. Como en todas las actividades de la vida, se cumplen ciclos y hay más de uno que ya lo cumplió en el elenco escarlata.

Pero que no se puede echar por la borda todo este cúmulo de experiencias para los jóvenes, es igualmente claro.

Parece negado, inalcanzable, esquivo el título del mejor de Suramérica para los escarlatas, pero no hay que renunciar.

Digamos más bien que el anticristo se le apareció a los Diablos Rojos . Fue el 26, del mes 6 del año 96.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.