PUENTE ALTERNO DE EL PIÑAL, UN LÍO

PUENTE ALTERNO DE EL PIÑAL, UN LÍO

A un mes de realizarse oficialmente su entrega, los habitantes de Buenaventura persisten con el temor de que el puente alterno de El Piñal se convierta en un Elefante blanco .

20 de junio 1996 , 12:00 a.m.

De nada han servido las reuniones que la Administración ha llevado a cabo con los 20 madereros y los 60 vendedores estacionarios ubicados en los predios por donde se trazarían las vías de acceso. Hasta ahora no se vislumbra un acuerdo, no obstante de que en la obra a cargo de la firma del ingeniero Ely Franklin se han invertido dos mil millones de pesos. El costo total del paso vehicular es de tres mil millones de pesos.

Incluso, hay quienes afirman que tal como van las cosas el publicitado puente alterno servirá solamente como un lugar más de pesca artesanal con anzuelo. Actualmente un promedio diario de 20 pescadores realizan faenas en ese sitio, que divide las zonas continental e insular de Buenaventura.

El objetivo del nuevo puente que tendrá dos carriles y 200 metros de longitud por 18 de ancho es descongestionar el tráfico vehicular, especialmente el relacionado con el transporte de carga pesada. Diariamente por el Puerto se movilizan 500 de estos vehículos.

El puente no será dado al servicio pues carece de vías de acceso las cuales no se han construido en tanto que los terrenos por donde deben pasar están ocupados. La zona de influencia es ocupada aproximadamente por 60 vendedores estacionarios y 20 madereros que generan 300 empleos directos e indirectos.

Los estacionarios expenden productos como pescado, plátanos, borojó, chontaduro y cocos, entre otros.

Estos manifestaron que la Administración les solicitó hace algunos meses toda la documentación con relación a sus negocios pero no ha habido ningún pronunciamiento.

La Alcaldía no ha mostrado buena voluntad para negociar con nosotros, nos están ofreciendo sumas irrisorias por los terrenos y no nos garantizan una reubicación , manifestó Agustín Gámez, maderero propietario de uno de los terrenos ubicados en el sector.

Por su parte, las vendedoras de pescado, que conforman la mayor parte de los estacionarios, dijeron que no están en desacuerdo con la obra, pues la Administración prometió reubicarlas en una galería que se construirá en un lugar cercano.

Sin embargo, una comisión de ellas se desplazó hasta Cali para dialogar con el gobernador Germán Villegas Villegas, quien les aseguró que por ahora no hay recursos para una obra de esas, según dijeron los voceros de las vendedoras de pescado.

Por su parte, el jefe jurídico de la Alcaldía Julio César Viáfara ha reiterado que a partir del 20 de julio se iniciará el desalojo de los habitantes de los predios del lugar.

Esta falta de acuerdo se suma la solicitud por parte de la Corporación Autónoma Regional del Valle (Cvc) para que el Ministerio del Medio Ambiente inspeccione el sitio dado que carece de la licencia ambiental.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.