MIS CONTRINCANTES NO ESTABAN AMARRADAS

MIS CONTRINCANTES NO ESTABAN AMARRADAS

La familia del ajedrez. Así se podría llamar a los Majjul, quien toda una vida se han dedicado a la práctica del deporte ciencia, por eso no es raro ver jugar a tíos, primos y hermanos, quienes además le han dado grandes glorias al Departamento y al país. Isolina Majjul es la muestra de que esta familia nació para este deporte.

24 de junio 1996 , 12:00 a.m.

De los 23 años de vida, 18 los ha dedicado a este deporte y sus participaciones han ido desde departamentales hasta mundiales, pasando por intercambios de talante mundialista. Todo sus logros se los agradece a su padre, Jorge Majjul, su entrenador en toda su historia ajedrecística.

Esta barranquillera, se desempeña actualmente como Directora de la Escuela de Ajedrez del Atlántico, y su sueño es ser maestra internacional. Nunca piensa en dejar de jugar y su deseo es que el ajedrez se ponga a la par de deportes como el fútbol y el béisbol.

Por qué el ajedrez y no otro deporte? Yo creo que esto es de familia. En la casa jugaban bastante, y yo de tanto ver me apasioné por el ajedrez. Creo que si se hubiera practicado ballet o cualquier otra cosa en mi familia, me hubiera dedicado a eso.

Cuál es su mayor satisfacción en su historia deportiva? Cuando gané mi primer campeonato. Fue precisamente en unos Juegos Nacionales en Villavicencio. Tenía 11 años y posteriormente fui a unos mundiales en Israel. Esas han sido mis mayores satisfacciones.

Y lo más triste? El hecho de clasificar varias veces a olimpiadas mundiales y no haber podido tener la posibilidad de participar ya sea por presupuesto o por cualquier otra razón.

Qué diferencia hay entre el ajedrez colombiano y el de otras partes del mundo? La diferencia es notoria, pues en nuestro país el apoyo que se le da al deporte es mínimo y el sacrificio que tiene que hacer un deportista para representar no sólo a su Departamento sino a Colombia en los diferentes eventos es bastante impresionante. El patrocinio es muy difícil de conseguir, casi siempre hay que hablar con la empresa privada para que se vinculen a los certámenes. En especial el ajedrez tiene ese problema, el fútbol vende mucha imagen y muchas empresas se estimulan en patrocinar a los deportistas, pero el ajedrez no tiene esa imagen por lo que no tenemos patrocinadores.

Cómo califica usted la labor de su padre como entrenador? Sí, mi padre ha sido mi entrenador desde que yo empece a jugar ajedrez a los cuatro años. El siempre ha estado a mi lado como mi padre, compañero y consejero. Creo que sin él no hubiera conseguido los 17 títulos nacionales que tengo actualmente.

Y ha habido roces? A veces hay problemas y no sólo los tiene él, lo tienen muchos entrenadores, Maturana los ha tenido -al referirse al técnico de fútbol- y el deportista debe tener una persona que defienda sus intereses. Si un deportista no tiene un entrenador que este pendiente durante los campeonatos, no se llega muy lejos, pues uno está concentrado exclusivamente en sus competencias y no sabe nada de lo que pasa en el exterior.

En el ajedrez se presentan muchos problemas, y que mejor persona que el papá de uno para cuidarlo. Además el Departamento se ahorró un acompañante y un entrenador ya que el Estado no le paga ni un peso por su labor como entrenador.

Su familia es muy calculadora? No, lo que pasa es que hay un concepto errado de los ajedrecistas, se dice que somos personas frías y calculadoras y no creo eso.

Entonces como se define usted como ajedrecista? Como una persona tranquila, muy serena y yo creo que esa es una de las grandes virtudes que tengo, modestia aparte, y que me ha servido para llevar con entereza los campeonatos. Durante una competencia hay mucha tensión y si no se está tranquilo, puede saberse mucha teoría pero la actuación es deficiente.

Como es Isolina fuera de las tablas? Me gusta estar mucho en familia. Actualmente estudio sicología y trabajando como directora de la escuela de ajedrez del Atlántico.

Hay buen material humano para masificar el deporte en el Departamento? Sí obviamente, estoy muy contenta por eso, ya cuando un deportista cumple con ciertas categorías y ciclos para uno es un gran honor ver que hay otros jovencitos desempeñándose en esta disciplina. Considero que el Atlántico es un potencial en este ramo, y aún hay mucho talento por descubrir.

Cómo vio el nivel de este campeonato? Estuvo bien organizado, hay mucha gente que esta pendiente de la organización y eso esta bien. Además, el nivel estuvo bastante alto.

Por qué plata y no oro? Me presionan mucho con que soy medalla segura, pero mis contrincantes no están amarradas, por lo que uno también puede perder. El maestro Alonso Zapata por ejemplo, perdió un partido y es el mejor ajedrecista del país. Di todo lo que pude para ganar la de oro, pero no se logró. Sin embargo, creo que debe haber más roce con otras jugadoras, por que si siempre somos las mismas, entonces se corre el riesgo de que el nivel competitivo se estanque.

Hasta cuándo estaremos viendo jugar a Isolina? Hasta cuando muera. No dejaré nunca este deporte, pues a diferencia de los otros, la edad no importa. Siempre lo jugaré y enseñaré. En cinco años la escuela de ajedrez del Atlántico dará un gran semillero de ajedrecistas integrales.

Que sigue de ahora en adelante? Estos juegos son clasificatorios para los mundiales que se realizarán en la ciudad de Armenia (Rusia) y los panamericanos y pienso asistir a ambos.

A quien pondría en jaque en este país? A los malos dirigentes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.