SUEÑO Y FÚTBOL

SUEÑO Y FÚTBOL

El fútbol va ligado a la esfera del sueño. Cuando Colombia arremetió contra Honduras en un alud de balones, dando lecciones de vacío un buen pase es una lección de vacío para culminar con el vibrante gol de Bedoya, nos refregamos los ojos. Soñábamos? La Selección mostraba el temperamento de otros momentos baja la batuta de Maturana: cambios de frente, despliegue físico, actitud goleadora.

28 de julio 2001 , 12:00 a.m.

El fútbol va ligado a la esfera del sueño. Cuando Colombia arremetió contra Honduras en un alud de balones, dando lecciones de vacío un buen pase es una lección de vacío para culminar con el vibrante gol de Bedoya, nos refregamos los ojos. Soñábamos? La Selección mostraba el temperamento de otros momentos baja la batuta de Maturana: cambios de frente, despliegue físico, actitud goleadora.

Al minuto 18 del segundo tiempo Aristizábal, ante pase del Totono la para con el pecho, se voltea y hace el sexto gol de su cosecha en la Copa. Ya no nos refregamos los ojos: el sueño era realidad. Grisales, Hernández, Aristizábal, hacían más paredes que un alarife, más tacos que un mexicano, más cambios de frente que una veleta. Y Córdoba era un héroe bajo el Arco del Triunfo.

Qué sueña antes del partido un jugador? En la cancha del recuerdo que es la almohada, Bedoya o Aristizábal ven de nuevo la luna del balón en la malla rival?.

Los chinos dicen que cuando se está satisfecho se sueña que se da, y cuando se está hambriento se sueña que se toma. Es de esperar que ante México la Selección esté satisfecha y hambreada a la vez, dando buen fútbol y tomándose el balón. Pero hay que contar con el sueño rival. Como no hay paraíso sin serpiente ni sueño que no pueda trocarse en pesadilla, Colombia se debe reforzar. Ante honduras, Vargas y Ramírez fueron jugadores ambulatorios en una maraña de minutos perdidos. Es la línea de las dudas. México, aún sin García Aspe y sin Vidrio, un jugador que a pesar de su apellido no se quiebra, no da ventajas.

En la antesala de otro sueño tras el triunfo irrefutable ante Honduras, y a las puertas de un posible título en la Copa América, recuerdo una frase de Alexis García: Nadie puede ser acusado de soñar, menos cuando el sueño lo salva de martirio .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.