SI HAY DEMANDA, HAY OFERTA

SI HAY DEMANDA, HAY OFERTA

Si usted es de los que acostumbra a comprar los repuestos de su carro en cualquier esquina de la ciudad, tenga mucho cuidado. Además de la compra, está fomentando el robo de vehículos quizás de su vehículo y les está dando vía libre a contrabandistas, evasores, ladrones y hasta homicidas para que sigan delinquiendo.

28 de julio 2001 , 12:00 a.m.

Si usted es de los que acostumbra a comprar los repuestos de su carro en cualquier esquina de la ciudad, tenga mucho cuidado. Además de la compra, está fomentando el robo de vehículos quizás de su vehículo y les está dando vía libre a contrabandistas, evasores, ladrones y hasta homicidas para que sigan delinquiendo.

Según datos de Asopartes, el 45 por ciento de los robos de vehículos va acompañado de lesiones personales: el año pasado fueron heridos o muertos 14.900 colombianos por cuenta de este delito.

Por si fuera poco, en la última década, los hurtos se incrementaron en un 217 por ciento (ver gráfico 1) y gran parte de ellos sucedieron por el descuido de sus propietarios.

Otro dato muy revelador es el concerniente al destino que tuvieron los vehículos hurtados en el año 2000. Según la asociación, el 60 por ciento de ellos terminaron en el mercado negro de repuestos, mientras que el 29 por ciento fueron rematriculados o enviados a zonas marginales del país (ver gráfico 2).

No sea cómplice.

Cuando usted compra un repuesto en un concesionario o almacén autorizado, no lo están tumbando: simplemente le están cobrando el precio justo por un artículo que evitará que su carro se desvalorice y que le dará la seguridad suficiente a usted y su familia.

Según los concesionarios consultados, el colombiano no compra un carro por capricho, como sí lo hace en países como Estados Unidos o Canadá. Aquí el carro es una inversión que cuida y protege al máximo.

Sin embargo, en su afán de ahorro, ese mismo usuario busca siempre talleres y almacenes que él considere baratos con el fin de hacer un buen negocio con los repuestos de su carro.

Pero como lo asegura Tulio Zuloaga, presidente de Asopartes, "cada repuesto usado que uno le mete al carro lo desvaloriza. Por si fuera poco, un repuesto de segunda o instalado por inexpertos le quita a uno toda posibilidad de reclamar".

Algo similar sucede con el servicio. Los concesionarios consultados coinciden en que es tan dañino un mal repuesto, como un repuesto mal instalado: "Nuestros mecánicos han sido entrenados por las casas matrices y conocen los productos que vendemos al detalle.

"Esto les da idoneidad para detectar las fallas del vehículo sin meterles mano a otras piezas que no lo necesitan".

En el caso de los carros importados, por ejemplo, la mayoría vienen con computadores especializados que muestran la hoja de vida del carro, desde que es ensamblado en la fábrica.

"Hay usuarios a los que les venden estos computadores a mitad de precio, pero cuando los van a ensayar no sirven para nada, pues cada carro tiene su propio código de la casa matriz. Si un computador de esos se daña, el carro se bloquea y queda muerto ", aseguran.

Proteja su vida.

Otro aspecto que los usuarios no tienen en cuenta al momento de comprar repuestos no originales es el relacionado con la seguridad. Unas pastillas defectuosas, un amortiguador mal instalado o un sistema eléctrico hechizo pueden provocar graves accidentes que pueden acabar con su vida.

Por eso lo que más recomiendan los concesionarios es que, al menos aquellas partes que tengan que ver directamente con la seguridad del pasajero, deben llevar repuestos originales.

"Aquí vienen algunos clientes, compran los repuestos, pero los mandan instalar en sus talleres de confianza. Lo importante es que, sea quien sea su mecánico, conozca el carro muy bien para que sepa manejar los repuestos" cuentan los concesionarios.

Si la pieza no es muy importante, los concesionarios dan garantía, así no sea instalado por ellos.

Sin embargo, si ésta forma parte de un sistema complejo, éstos no se comprometen con esa garantía y le recomiendan al usuario hacerlo revisar por sus expertos.

De usted depende.

Cuando usted consiente su carro y le compra los repuestos que son, indirectamente les está volteando la espalda a los delincuentes. Además, está apoyando empresas legalmente establecidas que pagan impuestos, generan divisas y dan empleo.

Por otra parte, su carro sigue siendo una inversión para usted, en la medida en que no pierde valor a la hora de venderlo, más aún si usted entrega ese carro en un concesionario autorizado en parte de pago de un nuevo.

Quienes saben reconocen a leguas un vehículo remendado y, acto seguido, sacan su calculadora para empezar a restar.

De usted depende, entonces, que su inversión se mantenga y que las cifras de robos de vehículos diminuyan. Si quiere ser legal, empiece por comprar sus repuestos en los sitios autorizados; su carro y su país se lo agradecerán.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.