ILUSTRACIÓN DE ROGER HUYSSEN NUEVA SEGURIDAD INTERNACIONAL: DINERO MILITAR PARA PROTEGER A LA TIERRA EL DESARME AMBIENTAL

ILUSTRACIÓN DE ROGER HUYSSEN NUEVA SEGURIDAD INTERNACIONAL: DINERO MILITAR PARA PROTEGER A LA TIERRA EL DESARME AMBIENTAL

La naturaleza no crea nada para lo que no tenga un buen propósito. Libre de acciones inútiles, el poder y la ausencia de desperdicio que tiene la naturaleza nos mantiene asombrados. Aun así los humanos, en nuestra supuestamente eficiente edad moderna, hemos desperdiciado una enorme cantidad de investigación, pensamiento y capacidad de manufactura en el mantenimiento de equipos que todos sabemos nunca deben ser utilizados: las armas nucleares.

02 de octubre 1990 , 12:00 a. m.

Tremendos recursos humanos, financieros y tecnológicos han sido desviados para crear estos productos . Sólo para verlos eternamente en inventario , sin valor para la sociedad humana a pesar de las cantidades de dinero que se gastan en construir y afinar los arsenales.

Las naciones, especialmente Estados Unidos y Unión Soviética, han alimentado a sus respectivas economías con la manufactura de armas como si fuera leche materna.

Pero ahora, al disiparse las tensiones entre las dos potencias, estas economías se enfrentan al desempleo y a los disturbios por haber crecido apoyadas en enormes gastos militares.

Al mismo tiempo que las naciones pierden el miedo a las demás, también están desarrollando un mayor temor a los daños ambientales. Recientemente, el senador demócrata por el estado de Georgia Sam Nunn --jefe del Comité Senatorial de Servicios Armados-- y sus colegas han dado un provocativo paso para redirigir la actividad militar: han redefinido la seguridad nacional para incluir, por fin, la seguridad ambiental.

Nunn, antiguo proponente de una fuerte defensa estadounidense, ha propuesto que 883 millones de dólares de la Ley de Autorización para la Defensa Nacional --del año fiscal 1991-- se dediquen a la protección del ambiente.

En el Senado estadounidense, en junio pasado, dijo: Creo que uno de los objetivos claves de la seguridad nacional debe ser revertir el ritmo acelerado de la destrucción ambiental en todo el mundo . Mencionó la sobrepoblación, la deforestación y el deterioro de la capa de ozono como elementos que podrían empeorar los conflictos étnicos y regionales. También observó que las sequías y el hambre que podrían resultar del calentamiento global son hechos que rivalizarían con una guerra nuclear en su impacto destructivo .

Por supuesto, se utiliza ahora mucha investigación con propósitos pacíficos, incluyendo tecnología submarina, desarrollada inicialmente por necesidades militares.

Pero la propuesta de Nunn es la primera gran iniciativa de la que estoy informado crea verdaderamente un hogar para la preservación del ambiente dentro del establecimiento militar de Estados Unidos.

Nunn crearía el Programa Estratégico para la Investigación Ambiental y un nuevo Consejo de la Defensa para la Investigación Ambiental. Estos grupos no evaluarían la contaminación que resultara de actividades militares: como derrames de desperdicios tóxicos o radicación en las bases militares. Más bien conducirían investigaciones benéficas y ayudarían a estimular la transferencia de tecnología, para que la información desarrollada por la ciencia militar pudiera ser compartida con el sector privado y con otras naciones .

Mencionando la creciente demanda de tecnologías para la limpieza y poder industrial que no contamine, Nunn dijo: Si las naciones industrializadas dedicarán entre el dos y el tres por ciento de sus productos brutos domésticos a la limpieza del ambiente, quiero que sea tecnología estadounidense la que se utilice con tal propósito .

En suma, la propuesta tomaría esfuerzos dedicados a la destrucción y los desviaría en lugar de ello a la construcción, la reconstrucción de un planeta habitable.

Es cierto, por supuesto, que la investigación militar sobre energía, podría producir un descubrimiento crucial de combustibles alternativos. O que las marinas pudieran utilizar sus increíblemente sofisticados equipos dispersos en todo el mundo para medir las temperaturas del océano con una cobertura y precisión sin precedentes.

Pero estos serían sólo logros técnicos. La verdadera promesa de la propuesta de Nunn es que podrían ayudar a reorientar el pensamiento y las prioridades humanas.

Este cambio no ocurre sólo en Estados Unidos. Mijail Gorbachov también hizo alusiones similares en enero respecto a la Unión Soviética. En un discurso en Moscú, dijo que los funcionarios soviéticos estaban en medio de una profunda consideración de nuestro desarrollo íntegro, incluyendo nuestra actitud hacia la naturaleza y el camino hacia el enverdecimiento de nuestra política. Qué comprendemos por esto? Sobre todo, un cambio radical de la naturaleza de nuestras actividades productivas, desde el punto de vista de sus consecuencias ecológicas .

Existe, por supuesto, el peligro de que los objetivos militares pudieran enmascararse como protección al ambiente. Pero si el conocimiento militar pudiera ser útil para proteger al ambiente, la empresa humana y el potencial que consume pueden ser reclamados. En un panorama político cambiante, quizá la práctica y habilidad para no desperdiciar nada que tiene la naturaleza pudiera finalmente imponerse.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.