OTRO ARAUCA

OTRO ARAUCA

La evaluación fiscal de los últimos 16 meses del departamento de Casanare, realizado por la Contraloría departamental y hoy revelado por Llano 7 días, nos hace temer que se repita el tragicómico caso de Arauca y sus regalías.

18 de junio 1996 , 12:00 a.m.

El informe del ente fiscalizador podría parecer un típico oportunismo politiquero, cuando el Departamento está próximo a elegir gobernador y poner fin a dos años de ingobernabilidad. Pero politiquero o no, lo que se denuncia allí no falta a la verdad.

Una millonada en contratación de obras que en comparación con las necesidades del Departamento, no tienden a mejorar el aspecto social, más sí los ingresos de afortunados contratistas como la famosa vendedora de chance, o el odontólogo que fue beneficiado con un contrato para construir una piscina de oxidación.

Mientras el desfile de contratistas, de la tierra y foráneos, siguen desfilando por la Gobernación, Casanare ve como sus carreteras se vuelven trochas. Sólo tiene pavimentado 60 kilómetros de vías. Un 10 por ciento de la red vial.

Además de las investigaciones, es sobre ese punto que se debe abrir espacio a los debates y análisis que conlleven a replantear la política fiscal y de contratación, sino se quiere que Cusiana termine araucanizando al Casanare.

Que insistan en hacer ver a los dirigentes el alto grado de responsabilidad política y social que deben asumir al manejar los destinos de un Departamento con un presupuesto que produce envidia de la buena.

La petroleras han anunciado la puesta en marcha del plan Casanare 2.000 . Nada más propicio para que los gobernantes se integren al proyecto, que busca colocar al Departamento en un nivel acorde con sus millonarios ingresos.

Ello representa un compromiso de las autoridades para que los recursos se vean reflejados en obras trascendentales y no en contratos que más parecieran pagos de favores. También es de su directa responsabilidad no dejarse llevar por la alegría que produce tantos ceros a la derecha, aplicando una política prudente en gastos de funcionamiento, porque hasta el momento, este rubro viene subiendo a la par con las regalías. Es decir, que Casanare no está ahorrando.

Lo único positivo de esta denunciad hecha por la Contraloría, es que aún es tiempo de retomar el camino de lo social por encima de lo sectorial. Al Casanare le esperan cifras más interesantes por concepto de regalías, cuando el próximo año Cusiana empiece a producir 500 mil barriles diarios de crudo. Es entonces cuando debe recalcarse el compromiso para evitar que hasta los chanceros terminen contratando obras de electrificación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.