Secciones
Síguenos en:
Un misterio, móvil de matanza en Brasil

Un misterio, móvil de matanza en Brasil

El barrio popular de Realengo, en Río de Janeiro, despertó ayer con el horror de una matanza perpetrada en una escuela por un hombre que acabó a tiros con la vida de doce niños y dejó heridos a otros trece, que se recuperan en varios hospitales. El agresor se suicidó.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
08 de abril 2011 , 12:00 a. m.

"Fue algo horroroso. Los estudiantes y los profesores salieron gritando de la escuela y algunos de ellos se refugiaron en mi casa", relató Jul Antunes, que reside junto al colegio donde ocurrió el suceso.

El ataque ocurrió a la hora de la llegada de los estudiantes a la escuela primaria municipal Tasso da Silveira, a la que asistían al momento del ataque 400 alumnos de entre 9 y 14 años, edad hasta la que se extiende la enseñanza primaria en Brasil. La Policía acordonó la escuela para contener a una multitud de vecinos y padres de alumnos,que se precipitaron en busca de información sobre sus hijos, entre desgarradoras escenas.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, rindió homenaje a los "niños inocentes" que perdieron "su vida y su futuro" en la masacre, y manifestó su "repudio a este acto de violencia, contra niños indefensos" que no forma parte de la "cultura" brasileña.

Fuentes precisaron que el tirador mató a 10 niñas y a dos niños.

"Un ex alumno entró en la escuela armado y no se sabe por qué efectuó los disparos", dijo el portavoz de la Policía Militar, Ibis Pereira.

El ex alumno ingresó a su escuela afirmando que iba a dictar una clase para un seminario. Así subió a la segunda planta y disparó con dos revólveres calibre 38.

Wellington Menezes de Oliveira, de 24 años, tenía una carta de despedida en su bolsillo que no cita un motivo para el ataque: "Necesito la visita de un fiel seguidor de Dios a mi sepultura por lo menos una vez, necesito que él ore delante de mi sepultura pidiendo el perdón de Dios por lo que hice, rogando para que en su venida Jesús me despierte del sueño de la muerte a la vida", dice el documento escrito en computador y firmado por el propio puño del atacante.

El coronel de la Policía Militar Djalma Beltrame dijo que la carta refleja que el hombre "habría sufrido de problemas mentales". Los padres de Menezes, por su parte, declararon que era su hijo adoptivo y que había abandonado el hogar hacía ocho meses. Este tipo de matanzas no son comunes en Brasil o América Latina, como sí lo son en EE. UU. y Europa. Solo Argentina registra un precedente similar, que ocurrió el 28 de septiembre del 2004, cuando un alumno de 15 años mató a tres compañeros con un arma en Carmen de Patagones, al sur de Buenos Aires

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.