DECEVAL, TÍTULOS ELECTRÓNICOS

DECEVAL, TÍTULOS ELECTRÓNICOS

La pérdida, hurto, falsificación, fraudes o estafas con títulos valores; costosas omisiones y errores en el proceso de emisión, manejo y administración de papeles; manejo físico de los títulos; falta de seguridad para guardar diferentes papeles valores, dejará de ser un problema que en Colombia deriva altos costos para los agentes que intervienen en el mercado de valores, desde que surgió el Depósito Centralizado de Valores de Colombia (Deceval).

28 de junio 1996 , 12:00 a.m.

En mayo de 1994 inició operaciones Deceval, una sociedad anónima constituida por las bolsas de valores y el sector financiero del país, con el fin de dar más seguridad al mercado y reducir los costos operativos de las entidades financieras y bursátiles.

Actualmente, los servicios de Deceval son: el depósito de valores inscritos en el Registro Nacional de Valores, la administración de los valores a solicitud de los depositantes, transferencia y constitución de gravámenes sobre valores depositados, compensación y liquidación de operaciones sobre valores depositados y teneduría de libros de títulos nominados a solicitud del emisor.

Según el gerente de Deceval, Alvaro Mejía, la función de la organización es muy simplei, pero de enormes implicaciones para la eficiencia del mercado, al sustituir la emisión, el manejo y la circulación física de los títulos valores por registros electrónicos. Agregó que en otras palabras, con los depósitos centralizados de valores se entra a la era de los títulos valores electrónicos o virtuales.

Esto significa, aparte de las novedades jurídicas de este concepto, una serie de beneficios para el mercado y sus agentes, que se reflejan en una reducción sustancial de los costos tradicionalmente asociados al manejo físico de los valores, en la disminución de los riesgos propios de la manipulación de tales documentos y en incremento significativo de la eficiencia de las entidades que participan en el mercado al simplificarse todo el proceso y multiplicarse el número de transacciones por efectos de su registro electrónico , manifestó Mejía.

Las entidades financieras o bursátiles son los clientes directos del Depósito, pero a través de ellas podrán vincularse a este servicio todas las personas naturales y jurídicas.

En Colombia opera por un lado, el Deceval, sociedad anónima, y por otra el DCV del Banco de la República, dependencia adscrita al área de Fiduciaria y de valores del Banco cuya principal diferencia, a parte se su naturaleza jurídica, consiste en que Deceval administra cualquiera de las 700 especies de títulos inscritas actualmente en el Registro Nacional de Valores, de cualquiera de los 400 emisores, en tanto que el DCV actúa como custodio especializado de los valores emitidos, administrados o garantizados por el banco central.

Finalmente, Mejía destacó que Deceval adelanta una labor permanente de Pedagogía que permita derribar prácticas culturales tradicionalmente relacionadas con el manejo físico de los títulos valores y de manera simultánea lograr que los servicios que prestan sean percibidos y cuantificados, por sus clientes como una fuente adicional de utilidades que incrementa la productividad de sus negocios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.